Mi hijo se autolesiona o agrede cuando me enfado o le regaño.

¿Por que mi hijo se autolesiona o agrede cuando me enfado? ¿Qué puedo hacer yo para que esta conducta desaparezca? ¿Hago bien enfadándome con él? ¿Es culpa mía que se autoagreda cuando yo le regaño?

A todas estas preguntas vamos a tratar de dar respuesta en este articulo. Al gabinete nos llegan muchos padres con este problema. Aunque en muchos casos se trata de niños con TEA, os sorprendería la cantidad de niños con un desarrollo típico que recurren a esta acción cuando los padres y madres les regañan.

Cuando nos vienen con el problema de que su hijo se autolesiona cuando ellos se enfadan, tratamos de hacer una valoración del niño. Tras descartar el TEA, comenzamos un trabajo de estrategias con los padres, ya que en la mayoría de ocasiones se tratan de manifestaciones de manipulación hacia los padres y las madres.

En este articulo te vamos a explicar por que el niño lo hace, por que se autoagrede y cuales pueden ser las razones. También te vamos a dar algunas estrategias pedagógicas con las que solemos resolver estas conductas dentro del gabinete.

¿Por qué mi hijo se autolesiona cuando me enfado o le regaño?

Para dar respuesta a este cuestionamiento nosotros vamos a explicarles lo que solemos ver en el gabinete. Hablaremos desde la experiencia de otros niños y niñas. Lo primero que te recomendamos es que acudas a un profesional de tu zona para que valore a tu hijo y las causas por las que se produce esta autoagresión.

Dicho esto, debemos tener en cuenta que en la mayoría de los casos se produce la autoagresión de forma involuntaria. Sin embargo, detrás siempre hay una manipulación voluntaria. Partiendo de esa base debemos explicar de la forma más simple posible algunos procesos psicológicos de las personas.

En primer lugar, nos solemos encontrar con padres y madres a los que les cuesta mucho poner el limite. Suelen tener unas creencias muy solidas sobre una educación basada en el cariño y el amor hacia su hijo. Durante toda la vida del menos le han puesto pocas normas. Sin embargo, en algún momento han tenido que ponérselas y el niño o niña no lo concibe. La reacción más común suele ser el enfado y el no cumplimiento. Sin embargo, algunos niños no conciben esto y se autoagreden.

En segundo lugar, también nos encontramos con padres y madres con un perfil psicológico muy fracturado. Es lo que conocemos por personas débiles sin ninguna capacidad de liderazgo. El niño o la niña es la que tiene el poder en la casa. Ante cualquier intento de limite, reaccionan autoagrediéndose, atentando contra aquello que sus padres y madres más quieren.

Finalmente, un último perfil que vemos es el contrario al primero, padres y madres muy normativas, que provocan en el niño o la niña una presión que no pueden soportar. Su escape a toda esta presión suele ser la autoagresión.

¿Qué sucede en el niño o niña para pegarse?

Con estos tres grupos que hemos mencionado no culpamos a los padres y madres, sin embargo, es importante que conozcamos el estilo educativo que estamos llevando a cabo para comprender la actitud de nuestro hijo.

Son pocos los casos en los que los padres y madres lleven un estilo educativo democrático y su hijo o hija se autoagreda. Sin embargo, también los hay, y debemos ser consientes que esto puede suceder en cualquier familia.

Por lo general, en el niño se produce de forma involuntaria, en principio, una sensación desagradable que le lleva a pegarse para liberar su frustración. Sin embargo, también hay un segundo momento aprendido en el que se pega para bajar el tono de enfado del padre o la madre.

Cuando el niño se autoagrede el padre o la madre baja su enfado. Comienza su preocupación y por lo general olvida el motivo del enfado. Es inevitable que pensemos que mi hijo se autolesiona cuando me enfado, entonces trataré de enfadarme menos. Esto ocurre sobre todo en padres y madres con un estilo democrático o permisivo. También le pasa a los que psicológicamente no están bien.

En cambio, en los padres y madres con un estilo autoritario, el niño puede agredirse como modo de liberar tensión. El ser humano ante la tensión necesitamos liberarla de nuestro cuerpo. Pegándonos sentimos dolor. Si nos pega el otro sentimos rabia y el dolor nos libera en cierto sentido. Normalmente lo que ocurre con los padres y madres con estilo autoritario es que cuando el niño se pega ellos le dan una más fuerte, entrando en un circulo que es difícil de parar.

¿Qué puedo hacer si mi hijo se autolesiona cuando me enfado?

Tenemos que decir que en nuestro gabinete los niños y niñas que llegan con esta dificultad se agreden solo una vez. El trabajo lo suele hacer la psicomotricista relacional, pero también se apoya en la pedagoga.

Como les hemos dicho anteriormente, se trata de un proceso psicológico que se produce en el niño en respuesta a un acto del adulto. Una persona en principio más fuerte que el y con el que no puede a nivel físico. Por lo tanto, de forma inconsciente o consiente trata de vencerlo a través de la psicología. Para ello utiliza la agresión como modo de manipulación.

Cuando tu hijo se autolesione después de un enfado podemos utilizar diferentes estrategias. Sin embargo, con todas ellas lo primero que tienes que hacer es mantenerte en el enfado. No puedes cambiar tu actitud por mucho que el se autolesione. Cambiándolo lo único que conseguimos es que siga pensando que lo que hace va a arreglar las cosas.

La estrategia que más te va a funcionar es la extinción. Es decir, tenemos que poner el limite ajustado al acto que ha realizado. Cuando el niño o la niña se autoagreda, debemos dejarlo, reconocerle que esta enfadado, recordarle que ha hecho mal y marcharnos del lugar. El niño llorará, seguirá agrediéndose y con pataleta. Sin embargo, puede que lo haga 3 o 4 veces más, pero esta conducta desaparecerá.

Otras estrategias.

Para nosotros la mejor es la que hemos mencionado anteriormente. Sin embargo, hay niños y niñas que su nivel de autoagresión llega a niveles peligrosos. Ante ellos les recomendamos medidas un poco más drásticas.

Si eres un padre o una madre que piensa que el niño debe ser educado bajo un manto de amor y debe hacer todo lo que quiera. La principal estrategia que solemos dar es que cambies esa visión. El amor se puede expresar no solamente en la libertad. La educación desde una perspectiva democrática es la mejor, donde se ponen unas normas y el niño o la niña crece de forma sana y con unos valores que suelen trasmitirse de padres a hijos. Aunque es un modo de vida, la libertad total no siempre es lo que más te va a ayudar para educar a tu hijo o hija. Él no tiene capacidad psicológica para decidir lo que esta bien y lo que esta mal, y lo divertido casi siempre esta mal. Pero como siempre decimos, por suerte somos libres para hacer lo que queramos.

Otra de las estrategias, aunque menos efectiva que las anteriores, es pararlo. Debemos situarnos encima de él y hacerle una contención con mucho cariño, pero sin dejar a un lado el enfado. Para hacer una contención nos situamos encima del niño bloqueando sus manos, pero sin forzarlo, sin apretar, dejando que pase un tiempo prudencial. Aunque nos grite que le estamos haciendo daño, no lo hacemos. Debemos medir la fuerza.

Con la contención conseguimos que el niño baje su nivel de frustración y se calme. El proceso lo podemos comparar con el de un abrazo. En ocasiones necesitamos un abrazo muy fuerte para liberar tensión. A medida que se libera nosotros vamos reduciendo la presión.

El juego del calamar para niños. Mi hijo me insiste en verlo ¿Le dejo?

El juego del calamar para niños. Esta maravillosa pregunta nos hacen en el gabinete los padres y madres en esta época del año gracias a la serie. Dicen que su hijo le ha dicho que un amigo la ve y no pasa nada. El resto de compañeros juegan a eso en el colegio y él no sabe como hacerlo.

Educar a un hijo nunca es fácil, y más si nos encontramos en una sociedad que no deja de ponernos piedras en el camino. Esta claro que la serie del juego del calamar esta de moda entre adolescentes y adultos. Esto no pasa desapercibido para los niños y las niñas.

Nuestra recomendación es que no dejes ver a tu hijo la serie. El juego del calamar para niños no es. Solo debemos mirar la calificación. Esta recomendada para mayores de 16 años. Por lo tanto, debes evitar a toda costa que tu hijo menor de esa edad la vea.

Lo que si debes tener en cuenta es que vivimos en una sociedad globalizada, en la que no podemos evitar que nuestros niños y niñas se encuentren con hijos de padres permisivos. Esos padres y madres les da igual lo que sus hijos vean en la televisión o en los portales de video bajo demanda.

Como es lógico una serie como esta, en la cual impera el deseo del ser humano de ser el único superviviente entre muchas personas, en post de un premio, siempre llama la atención de los niños. Además se une el desencadenante de que los adultos juegan a juegos de niños para conseguir este premio.

En definitiva, desde Pedagogía Millennial no les recomendamos que su hijo o hija vea la serie. El juego del calamar no es para niños. Ellos todavía no están preparados para este tipo de violencia.

Ejemplos de juego heurístico. Pautas para realizarlo con tu hijo.

Pensar en ejemplos de juego heurístico es algo recurrente en los últimos años. Muchos profesionales de la pedagogía o de la psicopedagogía recomiendan a los padres realizar esta práctica. Con la idea de mejorar el desarrollo de los niños y niñas los profesionales dan una serie de pautas que los padres deben aplicar.

Sin embargo, no siempre los pedagogos somos lo suficientemente claros para explicar esta practica. Seguramente te haya pasado que el profesional que trabaja con tu hijo te haya dado algunos consejos, pero a la hora de aplicarlos te sientas perdido. También es posible hayas oído hablar del juego heurístico a otros papas y quieras aplicarlo.

Algunos ejemplos de juego heurístico podrían ser los siguientes:

  • Juego con piedras
  • Juego con botones de colores
  • Realización de torres con tapas de botellas.
  • Clasificación de hojas de arboles
  • Juego con muñecas de trapo
  • Manipulacion de limones, etc.

Explicado de esta manera puede resultar algo engorroso. Esto son solo algunos ejemplos de juegos con materiales que podemos realizar. Sin embargo, para una mejor compresión pensamos que lo primero es explicar que es el juego heurístico, poner algunos ejemplos de sus fases y finalmente explicar estos ejemplos que hemos puesto.

Ejemplos de juego heurístico. ¿Qué es este tipo de juego y con quien se realiza?

En primer lugar, consideramos que es importante explicar a nuestro modo que es el juego heurístico. Para hablar de él, tenemos que hacer mención a Elinor Goldschmied, la impulsora de esta teoría. Ella observo que el niño o la niña aprendía de una forma más correcta objetos naturales y a través de la libertad que estos le dan.

En sus teorías iniciales explicaba que se debía desarrollar este juego con niños y niñas de entre uno y dos años. En este momento ellos tienen más interés por objetos sin significado aparente que por juguetes.

El juego heurístico es un tipo de entrenamiento para los niños y niñas, preparado por un adulto y que se realiza con objetos que nada tienen que ver con juguetes convencionales. Se utilizan objetos que son combinables entre si y con los que el niño pueda apilar, abrir, cerrar, introducir u ordenar.

Para que este juego sea posible es muy importante la participación del adulto, ya que se encarga de proporcionar el material y de vigilar que no ocurra nada con el. Aunque la autora habla de un periodo que va desde los 1 hasta los 2 años, nosotros consideramos que esta edad puede incrementarse hasta los 6 o 7 años.

Como un apunte para nuestros lectores más mayores, decir que el juego heurístico es aquel que ellos practicaban. Seguramente si les preguntan a vuestros abuelos, os dirán que ellos jugaban con una lata, con las chapas de las botellas o con el papel platino haciendo una pelota.

Fases de esta teoría

Como en todos los métodos planificados, debemos saber que hay que cumplir unas fases bien diferenciadas. Estas son importantes, pero no son vitales para que se produzca el aprendizaje del niño o la niña.

Lo cierto es que cuando los pedagogos explicamos esta metodología y damos las pautas a los padres se nos olvida hablar de estas fases. Como decimos son importantes y deben seguirse pero sin volvernos locos.

Para aplicar el juego heurístico debemos seguir tres fases. Estas son la de preparación, la de juego y la de finalización. Si marcamos bien las fases el niño o la niña conseguirá una estructura única a la hora de jugar.

En primer lugar, la fase de preparación es exclusiva del adulto. Este elige el material con el que el niño o la niña va a jugar. Lo prepara y lo sitúa en un espacio cómodo. Elige también la distribución del material para que luego los menores seleccionen y manipulen.

En la segunda fase, el protagonista es el niño. El juega con los materiales que ha preparado la persona adulta. Construye torres, apila, destruye, introduce objetos en los materiales, etc. El papel del adulto en este caso es supervisar. Recuerden que estamos hablando de niños y niñas pequeños que tienden a llevarse las cosas a la boca. También están en una continua búsqueda de la experimentación.

Por último, en la tercera fase se debe producir la recogida del material. Aquí es muy importante que el adulto module y ayude en la separación de este, por ejemplo, las tapas por un lado y las piedras por el otro. Es importante que les reconozcamos lo realizado cuando terminen de recoger.

Ejemplos de juego heurístico.

Una vez tenemos claro lo que es el juego heurístico, trataremos de poner algunos ejemplos con los materiales que hemos indicado anteriormente. También con otros que podréis utilizar. Muchos seguidores de la pedagogía Montessori les sonará estas actividades. Ella era una gran seguidora de Elinor Goldschmied.

También debemos mencionar la pedagogía activa como otro de los métodos que hacen uso de esta teoría. En pedagogía todo esta relacionado y como hemos dicho en otros artículos, la educación se complementa de los diferentes métodos que podemos usar. No debemos quedarnos únicamente con uno.

A continuación les vamos a dejar varios ejemplos de juego heurístico para que podáis aplicar en casa:

MaterialFase de preparaciónFase de juegoFase final
Botones, arroz y monedasLos separamos en bolesEl niño manipula los tres materiales y seguramente los apile o los tire de un lado a otroRecogemos cada material en su bol.
Tapas y culo de botellaCortamos por la mitad una botella de 8 litros de agua. Pegamos cinta adhesiva por los bordes e introducimos dentro tapas.El niño seguramente saque y meta las tapas y las apile o alinee. Dejemos que invente.Volvemos a meter las tapas en la botella.
Calderos y cucharas (pequeñas y grandes) Colocamos las cucharas alrededor de los calderos.El niño moverá las cucharas de un caldero a otro. Dejémosle libertad a ver lo que hace.Metemos las cucharas grandes en un caldero y las pequeñas en otro
Limones, Naranjas y hojas de arbolesLos separamos por color y nos sentamos en una manta.Debemos dejar que el niño manipule libremente.Las separamos

Esperamos que te sean de utilidad estos ejemplos. Sin embargo, te recomendamos que busques los tuyos de forma creativa. Hay cientos de materiales y nuestros hijos están deseando explorarlos y utilizarlos.

Mi hijo tiene celos de su hermano pequeño. Consejos y soluciones.

Mi hijo tiene celos de su hermano pequeño, es algo que estoy viendo desde hace tiempo y me gustaría algún consejo o soluciones para reducirlos.  Esta reflexión la hemos escuchado miles de veces. No es algo puntual. A la consulta del pedagogo acuden muchísimos padres y madres que padecen este problema a diario.

El nacimiento de un niño o niña es algo que no se puede comparar con otra cosa. Cuando los hermanos mayores reciben a este nuevo miembro lo hacen con alegría. Muchas veces esta emoción se debe a que son un espejo de lo que sus padres le han trasmitido.

Las soluciones a los celos que coge un hermano mayor hacia el recién llegado a nuestra casa radican en nosotros, en los padres y madres. Esta emoción no debe subestimarse, pero tampoco debe exagerarse.

Aunque los celos son muy normales, no deben ser ignorados. Ciertamente los niños y niñas que tienen ataques de celos se sienten muy mal, lloran, quieren la atención de sus padres, y sienten que el recién llegado es una amenaza que le quiere alejar de sus padres.

El primer hijo descubre que ya no es el único y comienza a competir por sus padres. En casos muy extremos puede ser malo para el bebé, pero por lo general únicamente afecta a las pataletas y las llamadas de atención que van dirigidas hacia los adultos.

Para mitigar estos celos, hay 3 consejos fundamentales. En este articulo hablaremos de ellos, para que ustedes como padres y madres los podáis aplicar.

Mi hijo tiene celos de su hermano pequeño. Dejarlo sentir el nuevo estado.

El primer hijo, con la llegada del nuevo hermano o hermana adquiere un nuevo papel dentro de la familia. Se convierte de esta manera en el hermano mayor. Muchos padres y madres intentan engatusarlo dándole un rol importante, siendo este un gran logro. Le dicen que es ahora el hermano mayor y tiene una gran responsabilidad.

Otros padres se encargan de decirle al hijo que debe cuidar al hermano pequeño. En ocasiones es un rol que les viene grande a un niño o niña de 3 o 4 años. Por lo tanto, debemos tener cuidado con esta estrategia.

Nosotros te recomendamos que le des el tiempo necesario para que asuma este nuevo estado. Hay que explicarle mucho, transmitirle lo bonito que es ser un hermano mayor. Hay que preparar al niño durante el embarazo, ya que no podemos decirle una vez que su hermano ha nacido.

Las personas somos muy emocionales, y los niños aún más. Si involucramos al menor desde el embarazo evitará que se sientan excluidos de la nueva situación familiar. Por ejemplo, podemos hacer que hable con el hermano o hermana cuando esta en la barriga de su mamá.

Cuando ya haya nacido, podemos involucrarlos en el cuidado del pequeño, pero sin darles la responsabilidad. En este sentido, podemos pedirles que nos alcance el pañal, que le ponga los polvos de talco al hermano o hermana. Si el bebé llora le podemos ofrecer modelos para que no se desespere y le ayude a calmarlo.

Lo que te recomendamos que no hagas es darles responsabilidades en el cuidado de su hermano o hermana. El no es el padre o la madre, no puede hacer cosas que no le correspondan por edad. Por lo tanto, debemos hacer que sea divertido el cuidado, pero no una obligación. 

Dedícale tiempo en exclusividad.

Esto es algo obvio que muchos padres y madres olvidan con el nacimiento de su segundo hijo. Ahora somos una familia y todo lo tenemos que hacer juntos. Esto es una máxima que debemos olvidarnos como padres si queremos que nuestro hijo o hija primogénito no tenga celos de su hermano pequeño.

Lo cierto es que la llegada del nuevo hermano provoca que la estructura familiar se tambalee. Todo cambia y nada es como era antes. Si cuando a nosotros nos pasa como adultos nos cuesta aceptarlo, hay que imaginarse un niño. Uno de los signos que podemos ver es el bruxismo cuando estamos con el bebé.

Te recomendamos que dediques tiempo en exclusividad con tu hijo o hija mayor. Deja al bebé con sus abuelos o una persona de confianza y pasa de vez en cuando tiempo en exclusividad con el mayor, por lo menos hasta que se vaya acostumbrando a la presencia del hermano pequeño.

Puedes acudir a parques, a la playa, a sitios de interés, etc. A lugares donde acudías con él o ella antes de que naciera el pequeño. En este sentido debes tener en cuenta que debes tener lugares de referencia en exclusividad con el mayor. No puedes invadir su espacio con el más pequeño, ya que los celos pueden aumentar si esto se produce. Por ejemplo, si desde pequeño acudes al parque con tu hijo mayor y juegas con el en los columpios, sigue haciéndolo, y evita, por lo menos al principio, jugar con el pequeño en los columpios delante de él o ella. Esto puede ser considerado como una invasión.

Por ello, te recomendamos seguir manteniendo momentos con el hermano mayor, tratando de buscarlo y darle exclusividad. Esto provocará que se siga sintiendo importante dentro de la familia.

Mi hijo tiene celos de su hermano pequeño. No cambiar lo que tu mismo hacías.

Esto es muy importante, ya que todo lo que cambies por la presencia del nuevo hermano lo verá el primogénito. Los celos se producen fundamentalmente por lo que hagas tú con relación a lo que hacías como padre o madre.

Para gestionar mejor los celos del tu hijo pequeño es fundamental recordar que los niños mayores tratan todo el tiempo de llamar la atención de sus padres. Si te enfadas con ellos por eso lo único que haces es aumentar los celos hacia el pequeño, ya que sienten que lo haces por que quieres más al recién llegado.

Por lo tanto, si no quieres que tu hijo tenga celos del pequeño, te recomendamos que sigas siendo tu mismo, que no cambies nada con él o ella. No le eches ninguna bronca con relación al pequeño. Debes educarlo, pero sin vincularlo con el recién nacido.

No debes hacer las mismas cosas para los dos, sino que tienes que darles lo que ambos necesitan. Por ejemplo, si esta abrazando al pequeño, debes preguntarle si el también quiere un abrazo.

Si antes les dabas muchos abrazos, recuerda que tienes que seguir dándoselos, por mucho que el menor necesite de ti con mayor disponibilidad. Nuestra recomendación es que no olvides que el mayor siempre esta ahí, esperando por ti y observando lo que haces con el pequeño.

Tu eres el responsable de esos celos, sobre todo en edades tempranas, por lo que debes estar pendiente de ambos, pero siempre manteniendo lo mismo que hacías con el mayor antes de que apareciera el bebé.

Miedo al agua en los niños. ¿Qué hacer para que no lo tengan?

El miedo al agua en los niños cuando acuden a la playa o al mar desgraciadamente puede llegar a ser un gran inconveniente para los adultos. El comportamiento más habitual es que muestran un rechazo importante a entrar en el mar y tirarse a la piscina. Da igual el tamaño o que el mar este cerrado con un rompeolas.

El miedo es algo que no se puede controlar, y los padres deben tomar cartas en el asunto para que esto no vaya a más. Cuando este miedo se traslada a la bañera o la ducha, producen situaciones emocionales bastante duras.

Como adultos debemos ayudar a los menores a perder ese miedo, sin reaccionar enfadándonos ni echarles la bronca a los niños. Debemos pensar que es una situación que tiene fácil solución, y que el tiempo acabará por ayudarnos a que pierdan este miedo y dejen de mostrar rechazo.

En este articulo te hablaremos de lo que es el miedo al agua de los niños y niñas y por que se produce. Finalmente trataremos de explicar que podemos hacer los adultos para que ellos lo superen de una forma más rápida y natural.

¿Qué es y por que se produce el miedo?

El miedo al agua no es algo exclusivo de los niños y de las niñas. Sin embargo, es algo que se comienza a ver desde una temprana edad. Por ello asociamos que el miedo al agua es de los niños y niñas y que debemos atajarlo desde que aparece.

A pesar de ello, las personas mayores que han tenido miedo al agua cuando son niños y niños producen una hidrofobia exagerada, mostrando miedo al agua en todas sus representaciones, ya sea en el mar como en la ducha.

El miedo al agua es una aversión generalizada al liquido elemento del agua. Se produce por que la persona ha tenido experiencias negativas con ella. También se produce por una hipersensibilidad, como por ejemplo a las temperaturas.

Por su parte, la talasofobia es el miedo al agua, pero en este caso solamente al mar, la piscina o los ríos, lugares donde la profundidad no es controlada por el niño. Por esta razón los niños y niñas puede tener miedo.

Lo primero, por lo tanto, es ver la causa, si es miedo a la profundidad o miedo al agua como elemento. Lo segundo es ver por qué, ya que como decimos hay una hipersensibilidad, que les hace reaccionar negativamente ante la temperatura, es decir, demasiado frio o demasiado caliente. También esta hipersensibilidad se puede desarrollar a través de los estímulos táctiles del niño.

También debemos ver si el niño o la niña ha tenido una experiencia negativa con el agua. Por ejemplo, si estando en la playa ha bebido agua salada, lo que le produce rechazo. Que cuando se este bañando le haya salpicado jabón en los ojos. Otro ejemplo puede ser la sensación de asfixia que tenemos cuando el agua fluye por delante de nosotros.  

¿Qué podemos hacer ante el miedo al agua en los niños?

Nosotros como pedagogos y expertos en el comportamiento y la psicología del niño les recomendamos que le demos importancia a esta conducta. El tiempo es nuestro mejor aliado, pero no podemos dejarlo pasar.

Conocemos a muchos padres y madres que nos han mencionado este problema. Debido a que ellos se lo han tomado como algo muy malo, les ha sido muy difícil superar la situación, produciéndose un estrés que nosotros debemos controlar.

Lo primero que tenemos que hacer es respetar el sentimiento del niño, su desconfianza al agua y no obligarlo a entrar en el mar o en una piscina. Debemos ser conscientes que es un momento de ocio que no debe ser desagradable para el niño o la niña. En cuanto a la ducha, tenemos que ser un poco más firmes. Debemos buscar alternativas para que el niño o niña tenga una buena higiene. En este sentido, podemos utilizar toallas mojadas, toallitas húmedas o darles una ducha rápida. Sin embargo, debemos saber por que no le gusta el agua para encontrar la solución.

Lo siguiente que debemos hacer es ser compresivos. Enfadarnos con el niño o la niña no es la solución. Tenemos que conseguir que los niños y las niñas vean el agua como un elemento agradable, pero debemos esperar a que lo haga por si mismo. Si es hipersensible debemos templar el agua para que sea agradable para él.

Por último, podemos ayudar al niño o la niña utilizando estrategias para que se introduzca en el agua. Por ejemplo, el juego es muy importante. Desde la psicomotricidad relacional se utiliza el juego para fomentar el aprendizaje. En este caso podemos utilizar esta misma metodología. Si tiene miedo a las profundidades, debemos empezar con espacios pocos profundos para luego ir aumentando.

Mi hijo camina de puntillas. ¿Tiene trastorno del espectro autista?

Mi hijo camina de puntillas exageradamente, de manera extrañísima y yo he leído por internet que el puntilleo es uno de los signos de alarma del autismo. Esta afirmación es una de las más escuchadas en los centros donde se realizan diagnósticos TEA. Padres y madres ven esta conducta con preocupación ante un posible trastorno del espectro autista.

Lo más seguro es que otros papás y mamás te hayan mencionado que esta conducta está asociada a ese diagnóstico. También habrás visto a otros pequeños con signos TEA que lo hacen. Es un pensamiento de lo más lógico y normal, a todos nos pasa, ya que queremos que nuestro hijo o hija tenga.

Sin embargo, debes saber que no todos los niños y niñas que caminan de puntillas tienen Trastorno del Espectro Autista. Es solo un rasgo más para su diagnóstico, pero pueden ser otro tipo de causas lo que provoquen que tu hijo este puntilleando.

Al igual que cuando alinea sus juguetes, debes estar pendiente de otros signos para poder hablar de autismo. En este artículo te hablaremos de las posibles causas por las que tu hijo puede estar caminando de puntillas. También hablaremos de los signos a los que tienes que estar en alerta para sospechar de autismo.

Mi hijo camina de puntillas o puntillea. ¿Tiene autismo?

Según un compañero pediatra, una de las preguntas más frecuentes en su consulta es… Mi camina de puntillas ¿Tiene autismo? Es más, nuestro compañero nos dice que es uno de los miedos más grandes que existen entre los padres y madres son los signos de alarma dentro del autismo.

La prevalencia actual es mucho mayor que hace 20 años. Cada vez hay más investigaciones que nos hacen ver estos signos de alarma como algo que esta dentro del espectro autista. Sin embargo, debemos ser consciente que un niño normalizado siempre puede tener algún tipo de dificultad.

Lo primero que debemos pensar es que, si mi hijo camina de puntillas o puntillea, no tiene por que ser necesariamente autismo. Puede haber posibilidades, siempre y cuando apreciemos otros signos de alarma. Sin embargo, como decíamos anteriormente, puede haber otras muchas dificultades que estén haciendo que el niño camine de puntillas.

Para empezar a pensar en autismo, debemos tener claro que hay una serie de signos de alarma que se repiten, incluyendo el puntilleo. Por ejemplo, debemos estar atentos a su mirada. Si el niño o niña no nos mira cuando habla puede ser un signo de alerta. Otra cosa que debemos tener presente es su lenguaje, si hay ecolalia, si se desarrolla con normalidad, etc. También debemos observar como se relaciona con sus iguales, si los acepta, los agrede, los ignora…

Otra de las cuestiones a observar es su percepción emocional de las personas de su entorno. Si tiene intersubjetividad o empatía. También si hay reciprocidad emocional. Tampoco debemos olvidar de mirar si acepta nuestro contacto corporal o si necesita una distancia de seguridad mayor a la de otras personas.

Todo ello, aunque faltan, no se tienen que repetir todos, son indicadores de que el puntilleo es a causa del TEA.

¿Por qué puede andar puntilleando?

Pues bien, sabiendo ya que una de las causas puede ser el autismo, pero si no apreciamos sea por esto, debemos saber que hay otras muchas causas. Lo primero y lo que te recomendamos encarecidamente es que vayas a un profesional. Ya sea el pediatra u otros profesionales que te puedan ayudar como el fisioterapeuta, el psicomotricista relacional o el terapeuta ocupacional, entre otros. 

Como te decimos, utiliza este articulo como una primera consulta, pero no concluyente, ya que nosotros somos pedagogos, psicomotricistas y maestros, pero no tenemos a tu hijo o hija delante para hacerle un diagnóstico.

Dicho esto, hay múltiples patologías que pueden hacer que tu hijo este caminando de puntillas o puntillee. Entre ellas destacamos las siguientes.

  • Un tendón de Aquiles corto o dañado.
  • Parálisis cerebral.
  • Distrofia muscular.
  • Marcha de puntillas idiopática.
  • Dificultades dentro del Trastorno del Espectro Autista.

Hay niños que nacen con el tendón de Aquiles corto o dañado. Esto lo podemos ver desde que el niño o niña comienza a caminar. Utiliza las puntillas de sus pies para desplazarse. No manifiestan dolor, pero si que no puede poner el pie recto y talón alejarse del suelo.

Otros niños presentan parálisis cerebral, es más visible este problema, por lo que no suele tener confusión con el autismo. Su cerebro provoca un tono muscular débil, lo que hace que el niño o niña pueda caminar de puntillas.

La distrofia muscular se distingue también del resto, ya que el niño comienza a caminar normal, pero con los años sus músculos comienzan a deteriorarse. Esto provoca que el niño camine de puntillas.

Por último, la marcha de puntillas idiopática se diagnostica cuando no se sabe el motivo por el que el niño camina de puntillas. Este es uno de los principales focos de confusión entre autismo y puntilleo.

Mi hijo camina de puntillas. Consejos para normalizar su forma de andar.

Pues bien, el principal consejo que podemos darte es que cuando veas este comportamiento en el niño lo lleves al pediatra. Él es el primer profesional que te podrá derivar a otros. Si no tienes una respuesta satisfactoria acude al fisioterapeuta, al psicomotricista relacional o al terapeuta ocupacional.

Una vez acudas a cualquiera de ellos, comenzarán a ofrecerte pautas, respuestas y un diagnostico claro. En el caso de que haya una marcha de puntillas idiopática, es decir, que no se sepa el origen, también te orientarán.

Sin embargo, para este ultimo caso, e incluso para niños y niñas con TEA, te podemos ofrecer algunas pautas y consejos generales, que les pueden ir bien.

  • Primero que nada, ponte en manos de un fisioterapeuta, ellos trabajarán con el niño y le ayudarán a evitar futuras complicaciones.
  • Aprender a montar en bicicleta puede favorecer el uso de la planta del pie, produciéndose un estiramiento del musculo y del tendón.
  • La misma finalidad tiene el uso de zancos.
  • También recomendamos que el niño o niña vaya descalzo por la casa, con todos los cuidados y siempre que sea posible.
  • Hacer peleas de pies con otros niños, acostados en la cama, hacer fuerza contra los pies de otro niño, a modo de juego.
  • Utiliza el masaje y las cremas como forma de estimulación de la zona plantar.
  • Jugar a correr. Esto siempre estimula al niño o la niña y puede ayudar a la correcta utilización de la planta del pie.
  • Juegos de talón. Puedes jugar con él o ella a caminar con el talón. Esto favorece el estiramiento de los músculos.

Estos son solo algunos consejos, desde que veamos que nuestro hijo o hija camine de puntillas, tenemos que actuar rápido. Es recomendable que el problema este solucionado antes de los tres años.

¿Cuándo debes consultar a un profesional?

Lo venimos explicando durante todo el artículo. No vale quedarnos únicamente con la duda de por que mi hijo camina de puntillas. No podemos estar martirizándonos todo el tiempo pensando si es autismo o si ya caminará bien.

Seguramente tú, como adulto, has dejado pasar alguna vez algún problema en el cuerpo o alguna causa que te preocupa por falta de tiempo para ir al médico. Con los niños nuestra falta de tiempo puede ser vital.

Debes consultar con un profesional desde el primer momento que notes que tu hijo camina de puntillas. Como hemos dicho, la mejora se debe producir antes de los 3 años, ya que si el niño sigue caminando de puntillas se podría producir otras lesiones.

Si acudes a un profesional, este no va a dejar que esto llegue a ocurrir, ya que suelen tomar decisiones mucho antes. Entre ellas hay la posibilidad de una intervención quirúrgica. Pero nosotros no debemos preocuparnos, ya que es sencilla y puede proporcionar a tu hijo o hija una mejor calidad de vida.

El tratamiento para los niños que caminan de puntillas suele ser sesiones de rehabilitación con un profesional fisioterapeuta cualificado. Si el problema es a nivel motor, suelen actuar y corregir el puntilleo.

En cambio, si el niño comienza a andar de puntillas por problemas neurológicos, este cambio suele ser más difícil, y necesitas acudir a profesionales como psicomotricistas relaciones o terapeutas ocupacionales. Nosotros les recomendamos los primeros, por experiencias personales.  

Te recomendamos que tengas paciencia en el tratamiento. Los niños que caminan con las puntas de los pies no suelen ver que lo hacen mal, tampoco sienten molestias, por lo que cambiar la rutina es difícil. Sin embargo, con el trabajo, sobre todo si se empieza con un bebé que camina de puntillas, todo se solucionará.

Comprar lápices de colores Prismacolor baratos para el colegio.

Comprar lápices de colores Prismacolor se ha convertido en toda una odisea para los padres y madres en los últimos tiempos. Estos crayones son una de las tendencias actuales para aquellos niños y niñas que les guste dibujar.

Son utilizados por grandes profesionales del arte, que han sabido ver su calidad y sus prestaciones en un artículo tan demandado a comienzo de curso como pueden ser unos lápices de colores. Sin embargo, no son tan baratos como podemos deducir de unos crayones.

Si acudes buscando lápices de colores prismacolor baratos, estas en el lugar adecuado, ya que hemos seleccionado la gama más económica según la cantidad de lápices que incluya el paquete. Será difícil que los encuentres más baratos en una tienda física o por internet.

Pero antes de ofrecerte los enlaces a las tiendas, te mostraremos que hace tan especiales a estos crayones. Descubrirás por que debes hacer caso a tus hijos y satisfacer su deseo. Si les gusta pintar y dibujar son la mejor opción dentro de la gama de marcas del mercado.

¿Por que debería comprar lápices de colores Prismacolor?

Decir que los lápices Prismacolor son los mejores del mercado es aventurarnos y caer en algo que no pretendemos con este articulo. Estos crayones se han puesto de moda entre los niños y niñas debido a la utilización de artista creadores de contenido en YouTube. Algunos como Esteban Art’s crean autenticas maravillas con estos lápices de colores.

La textura y la suavidad de su mina es lo que diferencian a esta marca del resto. También la facilidad con la que se pueden mezclar los colores. Otro elemento diferenciador es la calidad del lápiz en si. Como bien sabemos, los lápices de colores en muchas ocasiones terminan con la mina rota, la madera con aberturas, etc. Con los prisma color no tendrás este problema.

Deberías comprar los lápices de colores Prismacolor por que son únicos a la hora de dibujar. Tanto su mina como sus materiales de fabricación son resistentes y cuando vas a pintar en la hoja le cuesta penetrar en ella. Esto ultimo hace que las figuras que dibujemos sean más reales.

La concentración de Pigmento es alta, por lo que el contraste al dibujar será bajo. Terminando con el tipo de mina, debemos de decir que esta compuesto por una base de cera blanda.

Como contra, tenemos que decir que al tener esta composición de será, la duración del lápiz será menor, sobre todo para los niños y niñas que están aprendiendo a pintar. Por ello debemos tener en cuenta el tipo de lápiz que compramos. Prismacolor, además de su versión premium cuenta con una versión Scholar, que es probable que se adapte mejor a las necesidades de tu hijo o hija.

¿Qué diferencia hay entre estos colores y unos Apino de toda la vida?

Si todavía tienes dudas de comprarlos debido a su precio, aquí te mostraremos una comparación entre lápices de colores para que tomes tu decisión. Es completamente normal que pensemos que es una tontería invertir en unos colores que cuestan 60 euros cuando podemos encontrar otros por 10 euros.

En la siguiente tabla haremos una comparación entre los colores de Alpino y los Prismacolor. Los profesionales del dibujo sabrán que estamos haciendo una comparación sin sentido, pero para las personas que no dominan este mundo puede ser de gran valor.

CaracterísticaPrismacolorApino
PigmentoAlta concentraciónMedia concentración
Tipo de minaCera blandaCera dura
Para que lo utilizamosPara sombrear y mezclar coloresUso recreativo
TexturaBlandaDura
ResistenciasA la luz y al aguaNo
Tipo de maderaCedroPino
Papel recomendadoSatinado, bristol o similarFolio o cuartilla.
Cantidad de coloresDe 12 a 150De 12 a 288

Comprar lápices de colores Prismacolor baratos

Una vez tenemos claro por que debemos comprarlos y hacerle el capricho a nuestro hijo o hija, tenemos que elegir la cantidad de lápices que queremos regalar. En este sentido, tal y como hemos comentado anteriormente, la cantidad de colores puede ser desde 12 hasta 150 colores.

De esta manera comenzaremos por los más económicos, que son los de 12 unidades. Luego continuaremos subiendo en precio al mismo tiempo que en unidades. Es importante que sepas que a más colores, más caros son. Sin embargo, cuantos más colores tenga la caja, más a cuenta te saldrá.

Caja de colores de 12 unidades.

Es la caja más pequeña que podrás encontrar. En ella vienen los colores más básicos, pero no por ello dejarás de sacarle todo el partido y las posibilidades que ofrecen estos crayones. Te los recomendamos si estas iniciándote o si se lo vas a regalar a un niño que no pinta todavía mucho o que esta enamorado de los YouTubers.

Oferta
Sanford Col-Erase Erasable Colored Pencils 12/Pkg-Assorted
  • Color erasable drawing pencil with a hexagonal barrel for grade school use.
  • Medium point.
  • Built-in erasers.
  • Hexagonal barrel.

Comprar lápices de colores Prismacolor baratos de 24 unidades.

Aunque también puedes encontrar colores Prismacolor de 21 unidades, nosotros te recomendamos la de 24. Son la segunda caja más comprada. También es recomendable para niños y niñas que esten empezando en el mundo del dibujo. No son tantos como 48, pero si se puede conseguir una gama cromática y de saturación positiva.

Prismacolor Premier - Paquete de 24 lápices de colores, sortidos [importado]
  • 24 lápices de colores de gama alta.
  • Núcleos suaves y gruesos perfectos para sombreados y sombras.
  • Ultrasuaves, incluso para trazos.
  • Resistentes a la luz, ricos en pigmentos saturados.
  • Gruesos y con grafito robusto que no se rompe ni produce astillas. Ideales para...

Prismacolor de 48 unidades.

El formato de 48 unidades comienza a ser más completo, tanto para niños como para adultos. Con el se puede conseguir una gran gama cromática en tus obras y las de tu hijos.

Oferta
Sanford Prismacolor Premier Color matita impostato 48/Tin-W/Due Bonus Artstix
  • Lápices de colores para cada nivel de experiencia
  • Los colores se mezclan fácilmente y son impermeables
  • Los núcleos suaves y gruesos crean una capa de color lisa
  • Con pigmentos de alta calidad para una rica saturación de color

Comprar lápices de colores Prismacolor baratos de 72 unidades.

El penúltimo de los formatos que recomendamos, quizás el que más no sale a cuenta, es el de 72 unidades. En las tiendas estos lápices de colores nos suelen costa a euro. Aquí esa media se cae por los suelos. Por lo tanto, es una de las mejores opciones, incluso más económica que la versión de 48 unidades.

Prismacolor 3599TN - Kit de lápices de colores (72 piezas, varios colores)
  • Lápices de colores de gran calidad diseñados para artistas de cualquier nivel
  • Los colores se pueden mezclar facilmente, de lento desgaste y resistentes al agua
  • Pigmentos de alta calidad que ofrecen una saturación rica de color
  • Suave, sus núcleos gruesos crean una deposición de color suave para la mezcla...
  • Su grosor les protege de quebrarse

Comprar lápices de colores Prismacolor baratos de 150 unidades.

Aunque es cierto que hay otras versiones con menos cantidad de colores, si no compramos la de 72, la siguiente que les recomendamos es esta. Las anteriores nos faltarían gamas cromáticas para completar todos los tonos de saturación. Por lo tanto, consideramos que esta es la más adecuada para tener una gama de colores acorde para ganar en tonos.

Tu dispones de todas las opciones, más baratas y más caras. No encontrarás ningún lugar donde los consigas más baratos que aquí. Ahora te toca elegir a ti para cumplir el deseo de tu hijo o hija para este año que comienza o como regalo de cumpleaños o navidad.

Sanford Prismacolor Premier - Lápices de colores, 150 pcs
  • Hecho de material de buena calidad
  • Apto para álbumes de recortes.
  • Diseñado para fácil uso y almacenamiento

Fiambreras escolares. Diferentes, bonitas, resistentes y de personajes.

Fiambreras escolares es un producto que vemos cada vez con más frecuencias en las aulas españolas y latinoamericanas. Son un recurso infantil diferente y muy útil. Debemos decir que ayudan a que nuestro hijo lleve la comida para el desayuno de forma más estable.

Nosotros, como docentes, hemos visto un par de ellas, muchas llevadas por nuestro alumnos. Por ello sabemos cuales son las mejores y cuales son las que descartaríamos para los niños y niñas.

Entre las mejores fiambreras escolaremos podemos que todas tienen algo diferente, son muy bonitas y resistentes. También hay algunas de personajes famosos. A tus hijos les encantará. Para elegir la mejor te recomendamos:

  • No fijarte en el precio. No siempre lo más barato sale barato.
  • El tipo de fiambreras escolares. Si la queremos para líquidos o para solidos.
  • La resistencia. Los niños y niñas continuamente están tirando la fiambrera. Debemos tenerla preparada.
  • Que sean bonitas. A tu hijo como a ti, también le gusta mostrar sus cosas bonitas.
  • Que tenga la forma con la que tu hijo o hija estén cómodos. A lo mejor le gustan los animales o le gustan los personajes.

A parte de este listado de recomendaciones, consideramos que es importante que tengamos en cuenta si le vamos a meter comida caliente o fría. Si queremos que se mantenga la comida de nuestro hijo o hija caliente, debemos comprarla con forro metálico.

Las fiambreras escolares son muy importantes en la vida de nuestro hijo, por lo tanto, nosotros te ayudamos en esta elección. Cómpralas con suficiente antelación a la vuelta al cole. Verás que no te arrepentirás de manda a pedir una de estas, ya que son las mejores y las más resistentes.

Para completar la vuelta al cole, compra el mejor ordenador, con el que podrás dar clases y recibirlas.

Mejor colegio en El Pinar. Donde los volcanes aún están activos.

Mejor colegio en El Pinar tratará de explicarte cuales son las opciones que tienes para escolarizar a tu hijo o hija en el municipio.

El Pinar cuenta con una población aproximada de 1900 habitantes. La mayoría viven en la capital municipal, aunque tienen una población bastante singular. Se puede decir que La Restinga, con casi 600 personas habitando sus calles es la segunda zona preferida por los pobladores en el municipio. Decimos que es singular por que muchas personas viven alejadas de los núcleos poblacionales.

En cuanto a los centros educativos, el Pinar cuenta con dos colegios en sus zonas más pobladas. Sin embargo, uno es más pequeño que otro.



El CEIP La Restinga se encuentra en la costa del municipio. Cuenta con los cursos de educación infantil, en su segundo ciclo y con educación primaria hasta cuarto. Por lo tanto es un colegio en el que no se puede cursar el tercer ciclo de primaria. Cuenta únicamente con servicio de desayuno. El alumnado que promociona en cuarto de primaria es dirigido al otro colegio del pueblo.

Este centro educativo es el CEIP Tabique. Situado en su capital municipal cuenta con toda la educación primaria y la educación infantil de segundo ciclo. Dispone de servicio de trasporte, para recoger a todos los niños y niñas del municipio, de comedor escolar y de servicio de desayuno.

Elegir el mejor colegio en El Pinar es una tarea difícil, ya que cuentan con dos centros educativos de mucha calidad. Además si vives en La Restinga te será más fácil llevarlo ahí. Sin embargo, si vives en cualquier otra parte del municipio no podrás trasladarlo a la restinga salvo que seas tu quien lo lleves. Por lo tanto para nosotros el mejor colegio es el CEIP Tabique. Consulta el mejor colegio en Frontera.

Mejores colegios en el Paso. A los pies de la Caldera de Taburiente

Mejores colegios en el Paso es un articulo en el que tratamos de mostrarte los centros educativos del municipio. Tras conocerlos podrás tomar la mejor decisión en torno a donde matricular a tu hijo o hija.

El Paso es un pequeño municipio de la isla de La Palma que cuenta con una población de poco más de 7500 habitantes. Estas personas se distribuyen por sus 8 localidades o barrios, siendo el más importante su capital municipal, El Paso.



Actualmente el municipio cuenta con 3 colegios de educación infantil y primaria, aunque hasta hace muy poco tiempo contaba con un cuarto centro que fue suprimido. El CEIP Taburiente dejo de estar activo en el año 2020 por falta de alumnado.

Por su parte, el CEIP Adamancasis se encuentra en la capital municipal. Dispone de servicio de comedor, trasporte, acogida temprana y desayuno para todo su alumnado de segundo ciclo de infantil y todos los ciclos de primaria.

El CEIP La Rosa-Camino Viejo es el segundo colegio del municipio. Sus cursos son infantil de 3, 4 y 5 años y primero, segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto de primaria. No dispone de ningún servicio, ya que es más pequeño que el anterior.

El ultimo colegio es el CEIP Tacande, ubicado en el municipio con el mismo nombre. Dispone del segundo ciclo de infantil y de los dos primeros ciclos de primaria. Luego los niños y niñas son derivados al CEIP Adamancasis. No dispone de ningún servicio.

Tras este análisis de los centros educativos, nosotros consideramos que el mejor colegio para estudiar en El Paso es el CEIP Adamancasis, ya que dispone de todos los servicios y es el principal colegio del municipio.

Si no te gusta ninguno de estos colegios te recomendamos que consultes el mejor colegio en Los Llanos de Aridane.