La Educación en Esparta. El primer Estado educador de la historia.

La educación en Esparta fue una de las primeras de la historia de la educación. No era conocida por ser pedagógicamente correcta. Sin embargo, si podemos decir que fue bastante importante para la historia de la pedagogía.

Esparta era una polis situada al sur de Grecia, en lo que actualmente conocemos como Laconia. En su interior fluye el rio Eurotas, que estaba rodeado por un gran valle,  convirtiéndola así en una fortaleza de la naturaleza. Los habitantes de esta polis eran descendientes de los dorios. Invadieron la zona sobre el 900 a.C., tras de ser echados de sus país por los tesalios.

Esparta. ¿Quién la habitaba?

Esparta no tuvo una gran densidad de población, a pesar de que tuvo momentos históricos buenos. En esta polis existían 3 tipos de personas:




  • Los iliotas o esclavos: eran los antiguos habitantes de Esparta, y por lo tanto formaban el mayor grupo de población. Como fueron derrotados por los dorios se les consideró como un ser inferior, que debían ser fieles siervos del ser superior, es decir los espartanos. En las guerras eran utilizados como sirvientes a las órdenes del ejército, aunque no podían poseer un arma, ya que, de ser así, serian condenados a muerte. En tiempos de entreguerras eran utilizados como bufones o como trabajadores de las tierras. Por supuesto no contaban con ningún tipo de derecho ni herencia sobre las tierras.
  • Los periecos: Eran personas libres, aunque con menos derechos que los espartanos. Principalmente se trataba de gente trabajadora, algo que tenían prohibido los ciudadanos de pleno derecho. Pagaban impuestos, pero tenían libre utilización de sus bienes. Tenían la obligación de servir en el ejército.
  • Los espartanos: Eran los ciudadanos de Esparta. Los conquistadores de las tierras. Solamente podía ser espartano el hijo de un espartano. En Esparta las tierras son divididas por lotes, y al nacer, a cada espartano se le concede un lote. Estas tierras no podían ser vendidas.

La fortaleza militar, base de la educación en Esparta.

Los espartanos basaron su vida en la fuerza militar, de modo que se preparaban para la guerra eternamente. Una de las muchas guerras en las que participaron fueron las de Mesenia, que duraron 25 años. Una frase por la que se guiaron fue; “la paz es una preparación para la guerra”.  Gracias a la gran cantidad de monumentos podemos ver que ellos adoraban a los dioses, que muchos de ellos eran los vencedores de las guerras de Troya. Hércules era de los más admirados entre los jóvenes.

Pero no todos los espartanos eran considerados guerreros listos para matar. Existía una pequeña parte que perdía sus derechos después de perder una guerra o de comportarse como un cobarde en ellas. Muchos de estos personajes eran degradados al rango de periecos o incluso iliotas, obligándoles a pagar impuestos y excluyéndolos de las actividades.

Para que esto no ocurriera Licurgo, uno de los reyes más famosos de los espartanos, creó la educación espartana, donde su principal tema de estudio era el culto al cuerpo y el aprendizaje militar. Aunque también a los niños espartanos se les enseñaba el arte del hablar. Creían que para ser grandes personas debían ser grandes conversadores.

La educación en Esparta. El papel del estado.

El niño nada más nacer era separado de su madre, para así ser reconocido por un grupo de sabios espartanos, que decidían si el niño era acto para pertenecer a ese grupo de maquinas de la lucha y la guerra.

Si al niño se le encontraba alguna malformación o algún mínimo defecto que  hiciese sospechar al grupo de sabios sobre su valía para ser espartano, se le enviaba alabismo del Taigeto donde tenían que arrojar al niño, generalmente lo hacia la familia del niño.




Los niños que eran validos para la educación en Esparta, se devolvían a su madre para que lo criase, y recibía el lote de tierras. La familia tenía una directrices que debían seguir; para empezar se les recomendaba no darle ni mostrarle ningún tipo de afecto o cariño, el miedo hacia cualquier cosa debía desaparecer, o si era posible, que el niño no lo conociese jamás. Desde sus primeros pasos el niño debía ser valiente y valerse por sí mismo. A poca edad se les soltaba en el bosque para que perdiesen el miedo.

Abandono del lecho materno.

A los 7 años el niño abandonaba el lecho materno para unirse a la formación militar. Esta forma de educarlos destaca por su dureza, dado que deseaban que el niño se convirtiera en un soldado siempre dispuesto a dar la vida por su país…

Desde el principio se les enseñaban a aborrecer el frio y el calor. Si el niño quería tener una comodidad debía construirla con sus propias manos. Para comer, les daban una comida muy mala, que debían de comer si no querían pasar hambre.

En caso de que se quedaran con hambre, el chiquillo debía de robar, un acto que estaba permitido, siempre y cuando no lo pillaran. Este acto era para agudizar la supervivencia. También les enseñaban a no mostrar el dolor, es decir, la expresión de dolor en la cara no podía existir.

Los educadores, unas personas muy duras y siniestras, se encargaban de enfrentar a los niños entre sí para pelear. Los grupos de estudio se formaban con un líder, el que mejores resultados tuviera en las diferentes pruebas que iban realizando, con lo que aumentaba la competitividad entre ellos, y por consiguiente, las luchas.




Otro de los aprendizajes que obtenían era musical, la danza pírrica sobre todo, que era de tipo miliar. Un juego muy cruel que realizaban los educadores era el de pegarles para ver quién era el último en quejarse.

A los 20 años se convertían en militares, y estaban listos para la guerra, pero cuando son considerados verdaderamente ciudadanos es a los 30 años, y por lo tanto deben de contraer matrimonio.

La educación Espartana de las mujeres.

La educación Espartana en las mujeres no iba encaminada hacia otro lugar, es más, era muy parecida. Las mujeres debía de practicar mucho deporte, porque querían  a madres fuertes, capaces de traer al mundo niños fuertes y bien dotados.

Participaban en muchas pruebas deportivas, algo que era muy diferente al resto de Grecia. Las mujeres incluso llegaron a participar en las olimpiadas. A la mujer se le consideraba como una eterna menor de edad. Nunca era libre y tampoco podía poseer tierras ni ningún bien material.

Las mujeres tenían voz en las asambleas y en la vida política. En cuanto al matrimonio, se les enseñaba a no respetarlo. Los hombres y mujeres podían tener múltiples amantes. Normalmente el marido nunca estaba en casa, por lo que la esposa debía de encargarse de todo lo referente a ella, como los esclavos por ejemplo.

En conclusión, se puede decir que la educación en Esparta era muy dura y gobernante, pero se puede ver claramente que lo hacían por su bien político. Su educación estaba orientada al heroísmo, pero nunca les gustaba ponerse medallas, ya que era su trabajo. Se les educaba para estar dispuestos a la batalla y sobre todo ganarla. Y a la mujer se le educaba como una maquina productora de niños guerreros. Se puede decir que estamos ante uno de los primeras pedagogías de la historia. Solo están delante las primitivas, las cuales no tienen ningún fundamento didáctico.