La pedagogía de Tonucci. Dibujos, propuestas y técnicas didácticas

En el artículo este se hablará de la pedagogía de Tonucci. Francesco Tonucci, también conocido por su pseudónimo “Frato”, es uno de los psicopedagogos y teóricos más reconocidos de la escuela contemporánea. Aunque también destaca por sus artículos en revistas académicas acerca del papel de los niños en el mundo educativo y posteriormente en el ecosistema urbano. Frato es el nombre que utiliza el autor en sus ilustraciones, que siguen la norma de sus ideas en materia de educación 

Tonucci, dentro de sus estudios en educación y pedagogía, rompe con el modelo de escuela clásica y centra sus investigaciones en cómo se produce el desarrollo cognitivo de los niños, cómo se crean las relaciones lógicas que dan lugar a un pensamiento determinado y cuál es el método educacional más apropiado para favorecer ese razonamiento de los niños.

El psicopedagogo italiano establece que los niños son un eje crucial en el sistema educativo, siendo en muchas ocasiones el pilar fundamental de la sociedad. El nuevo modelo de educación de Frato propone una serie de cambios en la escuela y la forma de impartir clase de los maestros:

¿Qué dice la pedagogía de Tonucci sobre la escuela?

Francesco Tonucci veía el aprendizaje en las escuelas con ojos de maestro, el pedagogo italiano tiene unas ideas claras sobre la escuela: establece que esta institución debe tener en cuenta las experiencias que han adquirido los niños en su vida familiar, personal y en sus relaciones con otros niños. Todas estas experiencias, si se integran en la clase, enriquecen las lecciones.

La pedagogía de Tonucci plantea un cambio radical en la forma de concebir la escuela. Debe ofrecer el poder y la libertad necesaria a los niños para que tomen decisiones de forma independiente. El psicopedagogo italiano se apoya en la idea de que los niños no son objetos que retienen información, la sueltan en un examen y luego la olvidan. Los niños deben participar activamente en la escuela en diferentes aspectos (gestión del tiempo en las clases, selección del temario, actividades, reglas en los recreos, horarios, etc.).

En cuanto al horario, Tonucci se opone a la carga de trabajo para realizar en casa. Impide a los niños realizar otro tipo de actividades que les enriquezcan. Dejar ese tiempo a los niños para que vivan otras experiencias (extraescolares, jugar en la calle, pasar tiempo con la familia, etc.) ofrecerá unos temas de conversación interesantes entre alumnos, y entre alumnos y profesores, las cuales se pueden aplicar a las clases. Esto solo se puede conseguir si los profesores no mandan demasiados deberes diarios, algo que pasa por aprovechar el tiempo de clase al máximo.

Disminuir la carga de deberes tiene una serie de beneficios para los niños: se reducen sus niveles de estrés. Aumenta el tiempo para poder destinar a otras actividades y la calidad de dicho tiempo. Se promueve el trabajo en equipo en el aula y aumenta el interés de los niños por la cultura, entre otros.

Por último, Frato establece que una forma adecuada de favorecer la participación de los alumnos en las clases. Es mediante la lectura en voz alta de fragmentos o textos que aporten algún tipo de valor a la lección.

Importancia de la educación infantil y el juego para ‘Frato’

Una vez comprendidas las ideas básicas de la escuela, es importante conocer cómo se aplican estas propuestas y técnicas didácticas de Francesco Tonucci. El autor ensalza el papel de los maestros dentro de la escuela, siendo estos un eje fundamental del desarrollo intelectual de los niños. En muchas ocasiones, los profesores pasan más tiempo con los niños que sus propios padres.

Frato establece que la escuela debe ser un lugar “bello”, lo que pasa por hacerla atractiva para los niños y adaptarla a sus necesidades, el juego es un aspecto esencial. Francesco Tonucci no solo entiende el juego en la escuela asociándolo a juguetes, existen múltiples formar de jugar en el aula: utilizando música, juegos con soportes digitales, promoviendo el deporte en equipo, realizando manualidades, comentando películas, vídeo u obras de arte, etc.

El juego pasa a ser una forma más de educar y se desarrollar el racionamiento y las habilidades cognitivas de los estudiantes. Los juegos no solo sirven para desarrollar habilidades intelectuales en los niños, también les nutren en valores, especialmente en empatía y trabajo en equipo, algo que será más necesario en su futuro que muchas clases teóricas con la finalidad de preparar a los estudiantes para un examen.

Tonucci ve el juego en las aulas como un aspecto que se debe potenciar, esto solo se puede conseguir huyendo de los deberes y de la memorización; este educador y psicopedagogo apuesta por el lenguaje visual, la argumentación y la reflexión mientras se juega.

Las reflexiones de la pedagogía de Tonucci a través del dibujo

La teoría “Frato dibujos” está relacionada con la forma de ver la escuela de este autor. Si la escuela es un lugar a medida de los estudiantes y que pretende sentar unas bases afectivas y personales –más allá de los aspectos teóricos–, se debe entender que el aula será un lugar que favorezca la creatividad.

Francesco Tonucci considera que el dibujo es un arma más en el aprendizaje de los niños en las escuelas. Estos dibujos les permiten desarrollar sus sentidos y plasmar en un papel aquello que creen que es la realidad que les rodea. Los dibujos de Frato no son solo una forma de que el niño desarrolle habilidades motrices y técnicas, también ofrece una información muy valiosa de qué piensa el estudiante, cómo lo hace o cuál es la forma más adecuada de favorecer su aprendizaje.

Según Tonucci, se puede afirmar que los dibujos son una de las principales formas que tienen los niños de plasmar y exteriorizar sus sentimientos, algo que ofrece una información muy valiosa de su entorno familiar, su entorno de amigos, su situación en la escuela o sus gustos y habilidades.

Francesco Tonucci destaca también por su faceta de dibujante; el artista plasma sus ideas de la escuela y de la forma de educar de los maestros a partir de ilustraciones sencillas y muy visuales. El pseudónimo de “Frato” se hizo popular gracias a que el autor lo utilizaba en muchas de sus ilustraciones.

Frases de Francisco Tonucci

“La experiencia de los niños debe ser el alimento de las escuelas: fundamentada en su vida, sus sorpresas y descubrimientos” – Ilustración en el libro “La ciudad de los niños

“El niño ya sabe y es una persona competente, tan solo va a la escuela para desarrollar ese saber” – Cita en el libro “Con ojos de niño”.

“Factores como el nacimiento de las democracias en occidente o el desarrollo industrial exigen de la escuela una nueva formación elemental, una formación que pasa por la alfabetización masiva”. – Cita en el libro “La ciudad de los niños”·

“La escuela debe ajustarse más que nunca a las necesidades de los niños, algo que pasa por hacer más en menos tiempo” – Conferencia de Francesco Tonucci en el Ayuntamiento de Torrelodones, Madrid.

“Si este virus persiste, nos arriesgamos a aprender demasiado” ­– Ilustración en el libro “¿Puede un virus cambiar la escuela?”.

“Los maestros deben aprovechar los momentos de libertad de los niños para comprender su carácter y sus actitudes. Lo niños no suelen revelar normalmente estas en clase (…). Tampoco para usarlas en su contra, siempre para conocerlos más” – Cita en el libro “Con ojos de niño”

“Ahora, un momento en el que todos pueden ir a la escuela, es más complicado que nunca que los niños encuentren en su familia las bases necesarias de los modelos culturales” – Conferencia de Francesco Tonucci en el Ayuntamiento de Torrelodones, Madrid.

Bibliografía de Francesco Tonucci

Francesco Tonucci es uno de los autores más reconocidos dentro del mundo de la pedagogía. Podemos encontrar numerosas publicaciones en artículos académicos, aunque destaca por libros como “Con ojos de niño” (reeditado cuando cumplió 40 años de su publicación). “Por qué la infancia”, “La ciudad de los niños”, “Cuando los niños dicen ¡basta!” y “¿Enseñar o aprender?”.

La forma que tenía la pedagogía Tonucci de percibir la escuela da un giro radical debido a la pandemia del coronavirus. En este momento en el que publica uno de sus libros más famosos. Es de los primeros en abordar este tema desde el campo de la educación: “¿Puede un virus cambiar la escuela?”.

La mayoría de los libros de este autor italiano combinan su faceta de psicopedagogo con la de dibujante. Por ello, no es raro encontrar viñetas o ilustraciones del propio escritor.