Pedagoga, pedagoga y pedagoga. La mejor pedagoga de 2021.

La pedagoga es una de las figuras educativas que es más desconocida. Con este articulo pretendemos mostrarte lo que hace una de las grandes olvidadas dentro de nuestro sistema educativo. Lo vamos a hacer hablando en femenino, por que en esta ocasión nos referimos a ellas.

Es cierto que hay hombres que ejercen la profesión, pero en su mayoría son mujeres. Queremos mostrar la fuerza que tiene estas profesionales a nivel educativo. Quizás sean más importantes que otras figuras, pero siempre están a la sobra de las profesoras.

La pedagoga es la experta en procesos educativos que afectan a las personas, grupos y sociedades. Su trabajo consiste en detectar las posibles dificultades y actuar sobre ellas desde el análisis, la planificación y la intervención.

La pedagoga puede trabajar en colegios, en gabinetes multidisciplinares o en el ámbito empresarial. Sus labores son totalmente diferentes según el ámbito de actuación en el que trabaje. El sueldo de la pedagoga también será diferente dependiendo de donde lo haga.

Para comprender lo que es una pedagoga, a que se dedica y por que es tan importante en 2021 para el desarrollo de los procesos educativos, haremos un pequeño repaso a sus funciones. También explicaremos el motivo de esta importancia y mencionaremos a las grandes pedagogas de la historia.

Pedagoga, pedagoga y pedagoga… ¿Qué haces pedagoga?

Es horrible pensar que las personas cuando hablamos de historia solo nos acordamos de las figuras masculinas. También se nos hace pesado cuando vemos que las grandes personalidades del país hablan de la figura profesional en masculino, salvo para las «amas de casa»

En nuestra web, también pecamos muchas veces de utilizar un lenguaje masculinizado. Es un error muy grave sobre todo cuando hablamos de pedagogía. Nuestro grupo profesional esta formado mayoritariamente por mujeres, siendo muy pocos los hombres que consiguen desarrollar esta profesión.

La pedagoga en un colegio hace de todo. Se puede decir que es la persona que se encarga de ir apagando los fuegos. Es la bombera de la educación. En un centro educativo se encargaría de detectar un problema o dificultad en un niño o niña. Luego haría un plan de actuación y un diseño pedagógico. En la mayoría de las ocasiones de aplicarlo se encarga el profesorado del aula en clave. Sin embargo, en ocasiones la intervención también se lleva a cabo por parte de la pedagoga.

Fuera del colegio, si le toca trabajar en un gabinete multidisciplinar, sus funciones serán diferentes. Aquí si tendrá que diagnosticar, aunque sin realizar un informe, y luego le tocará hacer una intervención personalizada.

En el ámbito empresarial una pedagoga se encarga de hacer el análisis DAFO de las compañías. Al detectar las debilidades y las oportunidades desarrolla planes de formacion para los empleados de las empresas.

¿Por que es entonces tan importante su figura?

Hay cientos de frases hechas en la educación. La primera y más recurrida por los padres es «los profesores y profesoras están gozando, tienen 3 meses de vacaciones». La segunda es…»¿Quien es la pedagoga? ¿Pero eso que hace?¿Por que dice que mi hijo esta mal? ¿Esa que sabrá?»

Ni que decir tiene que ambas frases son un bulo y están mal formuladas. El ser humano habla mucho desde el desconocimiento. En primer lugar el profesorado sigue trabajando cuando los alumnos y alumnas se van de vacaciones. En segundo lugar, la pedagoga conoce a cada niño mejor que los propios familiares. No se lo tomen a mal, ese es nuestro trabajo.

La figura de la pedagoga es tan importante por que si ellas no existieran, quizás no habría forma de tratar a los niños y niñas con dificultades siguiendo un plan estratégico y educativo. El profesor o profesora con 24 alumnos y alumnas más lo único que podría hacer es improvisar.

Por lo tanto, debemos decir que ella es capaz de detectar cualquier dificultad educativa e intervenir sobre ella. Si no tuviéramos en las escuelas pedagogas probablemente los niños y las niñas no podrían seguir estudiando. Al no estar presentes en la educación especial, no podrían ser tratados y ayudados muchos niños y niñas con dificultades.

Si las pedagogas no estuvieran presentes en el ámbito empresarial, muchas empresas y compañías se irían a la quiebra. Los empleados se quedarían estancados en el pasado, con una formación totalmente desfasada. Y si se realizasen formaciones, probablemente no serian pensadas, sino por gusto y placer de los superiores y no por necesidades y oportunidades.

La pedagoga primigenia. Pedagogas importantes de la historia

Como hemos dicho anteriormente, las pedagogas no han sido bien reconocidas en la historia de la educación. Aunque no pretendemos hacer un articulo feminista, si que nos gustaría reconocer la figura de la pedagoga.

Debemos reconocer que ha sido siempre olvidada. Esta claro que todos consideramos al padre de la pedagogía a Comenio. Este hombre comenzó a hablar de pedagogía y el resto lo hemos seguido. Después de él, tenemos miles de noticias de pedagogos hombres.

Debido a la invisibilidad de la mujer pedagoga, nos es muy difícil mencionar a la primigenia. Sin embargo, les hablaremos de nuestras pedagogas favoritas, empezando por Montessori y acabando por la gran Alicia Tojeiro.

Montessori es la más conocida por nosotros, ya que ideo uno de los métodos más importantes que han llegado hasta nuestros tiempos. La libertad del niño o la niña para desarrollar su propio aprendizaje es una de sus grandes aportaciones a la pedagogía.

Sin embargo, otras pedagogas menos nombradas en la historia han sido las hermanas Agazzi, que no jugaban al tenis, sino que promulgaban la libertad y espontaneidad del niño o la niña. También María de Maeztu, feminista y con unos valores educativos que ojala hubieran cruzado fronteras.

Alicia Tojeiro, Lucía Quintero o Lourdes Jiménez han sido elegidas mejor profesora de España en los últimos años. No son pedagogas pero desprenden pedagogía por todos lados. Tenemos suerte de que muchas maestras y profesoras ayuden y enseñen a nuestros niños y niñas en le día a día.

A la sobra hay todavía muchas pedagogas que merecen salir a la luz, pero que continuarán dándolo todo por su fortaleza personal y su capacidad para ayudar. Muchas no esperan un reconocimiento, pero como sociedad se lo debemos.