Pedagogía con adultos mayores. Disfrutar enseñando y conociendo.

Pedagogía con adultos mayores es una de las reflexiones de la para el pedagogo o pedagoga en el trabajo con estas maravillosas personas. Cuando la terminamos la carrera de pedagogía muchos nos planteamos que camino escoger. Los pedagogos tenemos muchísimos. En nuestro articulo sobre las salidas profesionales del pedagogo podréis ver infinidad de posibles trabajos.

Otra cosa muy diferente es lo que acabamos haciendo. Mientras escribíamos el articulo anteriormente mencionado, nos planteábamos por que un pedagogo o pedagoga que tiene multitud de salidas laborales no encuentra trabajo.

Durante la carrera se nos habla de intrusismo laboral, de pocas plazas para muchas personas, de sobre cualificación, de especialización, etc. No nos engañemos, para los pedagogos y pedagogas hay pocas oportunidades por que pocos empleadores nos quieren.

Bien es cierto que tenemos muchísimas cosas que enseñar, y también muchísimas cosas de las que aprender. En este articulo queremos mostrar lo bonito que puede llegar a ser nuestro trabajo con personas mayores. Queremos demostrar que ellos este trabajo, de los menos valorados por el pedagogo no es para nada la ultima opción.

Como pedagogos y pedagogas debemos plantearnos cambiar nuestros criterios y elegir el mejor de los caminos, pero siempre desde una perspectiva integradora. Nuestros mayores son una oportunidad para crecer como personas y conocer todas las enseñanzas que están dispuestos a darnos.

Pedagogía con adultos mayores. ¿Cómo se trabaja?

Muchos nos preguntáis como se puede trabajar con personas mayores desde la pedagogía. Es sencillo, allá donde haya una necesidad educativa el pedagogo debe actuar. Pero empecemos por el principio.

Nosotros hemos estudiado la carrera de pedagogía y el magisterio de educación física. Como bien les he explicado en otros artículos, nosotros damos clase en un colegio del sur de Tenerife.

Pero nuestra labor como educadores no termina cuando acaba nuestra jornada laboral de 8 a 2. Además del claustro, atender el classroom y realizar las demás tareas propias de un profesor de primaria, también impartimos clases como voluntarios en centros de ocio para mayores.

En estos centros se nos requiere para impartir diferentes clases, que van desde la actividad física hasta clases de informática. Las personas mayores acuden a los centros buscando información y formación. Esta investigación muestra los intereses de ellos a la perfección.

Nosotros como profesionales simplemente nos tenemos que adaptar a sus necesidades y diseñar la formación que ellos deseen. Bien es cierto que ya a su edad no están para aguantar chapas ni grandes explicaciones. Por ello debemos centrarnos siempre en la práctica.

Este es el primer y mejor consejo que les podemos dar. Desde que teoricemos ellos se irán. Bastantes teorías han oído en su vida como para que nosotros se la intentemos colar. Ellos lo que quieren es hacer cosas por si mismos, con sus propias manos.

Consejos para trabajar con personas mayores

El primer consejo ya está dado. Practica, eso es lo único que tenemos que pensar con ellos. Que trabajen y muevan su cuerpo para conseguir lo que desean. No podemos proponerles teorías. Probablemente ellos vayan buscando divertirse. Para oír hablar a alguien se pueden poner la tele y seguro es más entretenido. La pedagogía con adultos mayores no puede ser un tostón.

En segundo lugar, si quieres hacer pedagogía con adultos mayores vas a tener que escucharlos. Las personas acuden a la formación por que tienen un objetivo claro. Aprender sobre una determinada cosa o actuar sobre una determinada parte de su cuerpo, como puede ser los talleres de gimnasia o los talleres de automaquillaje.

Tras escucharlos, nosotros tenemos que poner unos objetivos a lo que ellos quieren aprender. Hay que tener mucho cuidado, por que el grupo probablemente sea grande, y tenga más necesidades o entre todos tengan peticiones variadas. Si disponemos de poco tiempo debemos intentar satisfacer las necesidades de todos y todas de la mejor manera posible.

Por otro lado, hay que saber escuchar, que no tiene nada que ver con escuchar lo que quieren aprender, sino más bien lo que nos quieren contar. Debemos ser conscientes que muchas veces las personas mayores están solas, han perdido a sus maridos o esposas y sus hijos han hecho su vida. Están deseando contarnos cosas.

Pero hay que ser precavido, ya que no solo nos lo quieren contar a nosotros, también al resto de compañeros. Este consejo es muy importante. No quieras que todos estén en silencio atendiendo a la clase. Eso es en el colegio, aquí tienes que hacer que disfruten, que hablen si quieren y aporten valor a la clase.

Pedagogía con adultos mayores. Últimos consejos

Nosotros llevamos trabajando muchos años en el ocio. La pedagogía con adultos mayores una de las ramas más invisibles durante la carrera, pero de las más bonitas cuando la ejerces. Podrías pensar que 4 años trabajando para después acabar trabajando con personas mayores no es el mayor de tus sueños. Sin embargo, una vez entres en materia, pensarás que ojalá hubiera sido tu sueño, ya que es de las cosas más bonitas que hay.

Como pedagogos expertos en ocio educativo te recomendamos tomarte este trabajo con las mayores ilusiones. Las personas mayores te dan el triple que los niños y niñas del colegio. Por naturaleza han vivido de todo y tienen pequeños sueños intentan cumplir junto a nosotros.

Te ponemos varios ejemplos, personas que el medico les ha mandado a caminar, vienen a hacer gimnasia, zumba u otras actividades físicas. También hay personas que toda la vida han querido aprender a hacer barro. Con todo el cariño del mundo lo hacen junto a nosotros.

También fíjate en aquellos que nunca han utilizado un ordenador. Sin embargo, con nosotros están dándole las primeras apuntaladas al ordenador para luego ir con sus nietos y saber que es lo que hacen.

Una persona que desde joven ha querido aprender fotografía. Ahora de retirada o retirado se apunta con nosotros y lo único que quiere es coger la cámara y aprender a editar las fotos. Con todo el cariño del mundo viene donde estamos nosotros para que le enseñemos y poder aprender.

Nuestro consejo más personal, como pedagogos y pedagogas tenemos que darles todo, por que ellos lo han dado todo por nosotros. Son nuestros abuelos y el cariño que desprenden tenemos que devolvérselo. Son las mejores personas, y desde la Pedagogía con adultos mayores debemos darles respuesta.