¿Por qué es importante escuchar a los niños? ¿Y si no lo hacemos?

Debemos plantearnos por qué es importante escuchar a los niños y las niñas. En nuestro día a día, tanto los padres y madres como los educadores nos percatamos de que no le estamos haciendo mucho caso a los niños y niñas. Y a veces, este momento de darnos cuenta se produce demasiado tarde.

Por lo general es algo que hacemos inconscientemente. En algunos casos nuestros valores y lo que nos han inculcado nos hace pensar que los niños y las niñas son tan inmaduros a nivel mental que no pueden tener una opinión.

Nada más alejado de la realidad es que debemos escuchar a los niños y a las niñas por que lo que tienen que decirnos es muy importante. Ellos nos hablan día a día de sus sentimientos, sus emociones, las cosas que les pasan, lo que piensan hacer, sus ilusiones, etc. Por mucho que nosotros pensemos que son muy fantasiosos y no tienen una base detrás, estamos equivocados.

Pongamos un ejemplo claro, si nosotros vamos a comer a un bar donde todos los días tratamos de entablar una conversación con la persona que atiende. Dia tras día esa persona nos infravalora por que trabajamos en una profesión que consideran inferior. ¿Cómo os sentiríais?

En este articulo trataremos de hablar de la importancia de escuchar a los niños y las niñas. También les explicaremos los procesos psicológicos que estamos trastocando cuando no hacemos caso a los más pequeños de la casa.

¿Por qué es importante escuchar a los niños?

Comunicarnos es una de las únicas cosas que tenemos los seres humanos mejor que muchos animales. Desde que nacemos estamos siempre intentando comunicarnos. El lenguaje no es el único acto por el que entendemos a las otras personas.

Por ello, cuando decimos que es importante escuchar a los niños también nos estamos refiriendo al lenguaje corporal, los gestos y la mirada. Estos tres elementos, incluyendo el lenguaje hablado, nos puede decir mucho de nuestro hijo o hija.

A nivel psicológico es muy importante que echemos a nuestro hijo o hija por que lo que ellos nos quieren decir tiene una importancia suprema. Lo que para nosotros es algo pequeño, para ellos es algo gigantesco. No escucharles nosotros para ellos supone una frustración peor que cuando el del banco no nos oye a nosotros. Por lo tanto, es importante escucharlos y darle valor a lo que dicen.

Luigi Cancrini, en su libro, escuchar a los niños nos lo explica muy bien. Los traumas más graves que tienen los niños y los adultos cuando crecen se producen debido a la no escucha por parte de sus progenitores.

Oferta

Los adultos que un día fueron niños arrastran las no escucha de sus progenitores desde la infancia. Quizás escuchar el día en el colegio lleno de juegos, su problema con la niña que le tiro del pelo, o su pequeña fantasía de algún día ser piloto, y sobre todo si lo hacemos en repetidas ocasiones, puede provocar en nuestro hijo dificultades psicológicas en el futuro, y tenga que acudir a talleres para solucionarlo.

Por ello, es muy importante que les hagamos caso y les escuchemos. Siempre debemos tener un huequito para que nos expliquen sus fantasías y darles nuestra visión y perspectiva.