¿Por qué es importante la pedagogía en la educación? Opinión millennial

Cuando un pedagogo entra en la carrera se plantea por qué es importante la pedagogía en la educación. Por lo general, no sabemos que hacemos para mejorar la educación. En los primeros meses de carrera nos bombardean diciéndonos que somos la clave para cambiar la educación.

Probablemente a ti también te haya pasado que los docentes del primer curso pongan una gran responsabilidad sobre ti. Eres el elegido para cambiar la educación. Sin embargo, una vez lo veas desde fuera de la facultad, verás que todo se convierte en una utopía de alguien no palpa la realidad educativa.

La pedagogía es importante en la educación por que se encarga de estudiar todos los procesos que se suceden en ella para interferir y mejorarla. Cuando desde la pedagogía se detecta una anomalía, se interviene en ella hasta que queda resuelta.

A grandes rasgos, esto es lo que dice la teoría. Sin embargo, los que conocemos la realidad educativa desde dentro, sabemos que esto no es del todo real. En este artículo trataremos de dar nuestra visión sobre lo que aporta la pedagogía a la educación.

No es un articulo científico, sino más bien un artículo de opinión de un pedagogo que vive la realidad desde los dos bandos. Un pedagogo que ha tratado de cambiar la realidad educativa, a veces con éxito, otras fracasando, pero que ha incorporado sus conocimientos pedagógicos a su practica docente.

¿Por qué es importante la pedagogía en la educación? Lo que dice la teoría.

Si las ciencias fueran como una gran familia, la pedagogía seria la madre de todas las ciencias educativa. La pedagogía cuida del resto de las ciencias educativas como si fueran sus hijas, las observa, las mima, les dice que es lo que deben hacer para mejorar, etc.

Como hemos explicado en otros artículos, la pedagogía no entra en el aula, sino más bien se queda en la puerta observando. Se mantiene a la espera de que los agentes educativos acudan para que les ayuden. Es como una especie de super héroe, que esta expectante y cuando alguien necesita su ayuda acude raudo y veloz.

La pedagogía es importante para todos los agentes educativos y para la educación por que se encarga de resolver los problemas que surjan en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Por ejemplo, cuando un alumno o alumna necesita ser reconducido, el pedagogo, que forma parte del equipo de orientación pedagógica, se encarga de establecer un camino para que el profesorado guie al alumno.

Cuando un profesor tiene un problema dentro del aula con un grupo heterogéneo, normalmente pide ayuda al pedagogo. Este hace un análisis del grupo y ofrece las pautas necesarias al docente para que cambie el rumbo de su clase.

La pedagogía, en teoría, es importante, no solo en el ámbito escolar, sino en todas las areas de la educación formal y no formal. Por ejemplo, cuando un alumno termina sus estudios y no sabe por donde empezar a buscar trabajo, el pedagogo le orienta, en relación a lo que ha estudiado para que pueda comenzar a buscar su lugar.

Por lo tanto, el pedagogo es como el bombero de la educación. Es como la madre que siempre trata de ayudar, aunque a veces se equivoca.

¿Cuál es la realidad que percibimos?

Aunque la teoría es bastante clara, la realidad que percibimos muchas veces dista de esta. Cuando empezamos la carrera nos meten muchos pajaritos en la cabeza. Cuando salimos de ella nos estampamos con un muro.

Nosotros comenzamos a trabajar en el equipo de orientación pedagógica de nuestra zona. Entramos con mucha ilusión, pero nos dimos cuenta desde un primer momento que no era lo que habíamos estudiado.

La realidad es que el pedagogo es importante para la educación por que puede intervenir en un determinado alumno o alumna para ayudarlo a mejorar. Genera planes de estudio, intervine con ellos en el caso de los colegios.

De forma extraoficial también interviene en instituciones privadas para mejorar el rendimiento educativo del niño o niña en la escuela privada. En estas instituciones suele dar pedagogía, técnicas de estudio o psicomotricidad relacional.

Ayudar al profesorado es muy difícil, ya que este es muy hermético. Solamente pide ayuda cuando esta muy desbordado o quemado. La vergüenza de tener que recurrir al orientador esta por encima de la mejora. Incluso en algunos casos el ego puede a todo lo anterior. Por ello, el pedagogo tampoco interviene tanto en los procesos de enseñanza y aprendizaje del alumnado, y mucho menos ayuda al docente.

En nuestro caso, desde el ámbito de la pedagogía, nos pareció más interesante entrar en la educación primaria como maestro de educación física. Pudimos ejercer como pedagogos desde dentro, y es una de las mayores satisfacciones.