¿A qué edad deberíamos quitarle el biberón a nuestro hijo o hija?

Una de las cuestiones que más nos suelen preguntar todos los padres y las madres es a qué edad deberíamos quitarle el biberón a nuestro hijo o hija. La respuesta a esta pregunta no es nada sencilla. Es cierto que hay varios factores que influyen a la hora de tomar esta decisión.

Desde nuestro gabinete hemos desarrollado unos estándares que queremos compartir con ustedes para que podáis tomar la decisión adecuadamente. También les daremos una serie de consejos para acortar los tiempos cuando creáis que se están alargando.

Deberíamos quitarle el biberón a nuestro hijo o hija antes de los dos años y medio. Sin embargo, esta cifra es subjetiva, ya que todo depende de una serie de factores que de los que trataremos de hablarles en el artículo.

Retraso madurativo, TEA u otros trastornos del desarrollo pueden afectar a la madurez de los niños y niñas para poder retirarle el biberón. Para comprobar si realmente nuestro hijo o hija está preparado para beber por la taza o por un vaso, debemos hacer una serie de pruebas que nos indiquen que está realmente preparado.

Debemos recordar que uno de los primeros reflejos que tenemos al nacer es el de la succión. Es un reflejo primario que nos ayuda a sobrevivir en los primeros meses de vida. Hay algunos niños y niñas que tienen dificultad para desarrollarlo, por lo que es muy importante ayudarlo a estimularlo. Sin embargo, a la hora de obtener otras habilidades, debemos hacerles partícipes en relación a su edad y sus posibilidades reales.

¿A qué edad deberíamos quitarle el biberón a nuestro hijo o hija sin dificultades?

Nos cuestionamos con frecuencia a qué edad deberíamos quitarle el biberón a un niño o una niña sin dificultades aparentes. A pesar de que somos seres que nos desarrollamos a una velocidad constante, tenemos que ser conscientes que cada uno tiene su ritmo. Da igual que tengamos o no dificultades, ya que somos seres únicos en constante evolución.

Esta evolución como decimos se puede producir a ritmos diferentes. Que mi primer hijo consiga decir palabras antes del año, no quiere decir que mi segundo hijo lo tenga que hacer también. La cuestión es que cada ser humano tiene un ritmo de aprendizaje diferente, y por lo tanto debemos respetarlo y tener paciencia. 

Un niño normalizado debería dejar el biberón antes de los dos años de edad. Sin embargo, muchos padres y madres mantienen el biberón más allá de los dos o tres años por que les cuesta menos comer. Hay niños que incluso con cuatro, cinco o seis años continúan tomando la leche con el biberón.

Lo primero que debes saber es que el biberón es una concepción de las personas que tenemos hacia personas pequeñas que no son capaces de coger con la mano una taza. A pesar de ello, algunas personas adultas siguen tomando bebidas en estado líquido con el sistema de succión con una caña.

Nosotros como adultos debemos proporcionar las estrategias a los niños y niñas para que sean capaces de comer utilizando diferentes métodos. Por ejemplo, empezar a comer solidos con un tenedor, purés con una cuchara o beber agua con un vaso.

Por lo tanto, la edad en la que debemos retirar el biberón depende de cada niño o niña, pero nosotros estimamos que debe ser antes de los dos años. Pero no vemos mal que hasta los tres lo siga usando.

¿Por qué mi hijo debería dejar el biberón antes de los dos años?

Quizás la frase de que “mi hijo debería dejar el biberón antes de los dos años” no sea del todo correcta. Nosotros le decimos a los padres y madres del gabinete que lo aconsejable es que aprendan y sean capaces de beber líquidos utilizando el vaso u otros recipientes diferente al biberón.

Aprender a beber agua por un vaso es un aprendizaje que en la prueba Haizea-Llevant se estandariza entre los 12 y los 17 meses. Esta prueba es una de las más importantes para medir el correcto desarrollo del niño o la niña. Muchos terapeutas la utilizan para ver en qué estado evolutivo se encuentran los niños y las niñas.

Tu hijo debería dejar el biberón antes de los dos años por una cuestión de autonomía. Entre los dos y los tres años los menores se escolarizan. Si no son capaces de beber agua por un vaso, o tomar su leche por una taza, van a ser niños dependientes en el entorno escolar.

Si en el colegio no es capaz de beber agua con un vaso va a tener dificultades, por lo que deberíamos ayudarlo a adquirir esta competencia antes de comenzar su etapa escolar. En los centros de educación infantil de primer ciclo, preparan a los más pequeños para alcanzar este estadio evolutivo.

En el caso de que llegue el momento de la escolarización y nuestro hijo o hija no haya alcanzado este hito, debemos seguir proporcionando estrategias para que lo alcance lo antes posible. A continuación, les daremos algunas estrategias para ayudar a los niños y niñas a dejar el biberón.  

Estrategias para ayudar a nuestro hijo o hija a dejar el biberón.

Dejar el biberón para un niño o una niña no es una tarea sencilla. Debemos ser conscientes de que su corta vida la han pasado utilizando el reflejo de la succión. Enseñarles que hay otros métodos para poder beber líquidos siempre es complicado.

Sin embargo, que esto sea difícil no tiene por qué ser un obstáculo para que lo intentemos y lo logremos. Hacer un uso especifico y correcto del vaso es una de las metas que debemos alcanzar antes de los dos años. Si como padres y madres vemos que al año y siete meses todavía le cuesta mucho, debemos comenzar a trabajar en este hito.

Para ello, desde nuestro gabinete hemos desarrollado una serie de estrategias que le damos a las madres y los padres para que pongan en práctica con sus hijos. Les recomendamos que las utilicen ya que la autonomía es la base para el aprendizaje de los niños y niñas.

  • Cerca del año de edad debemos ir dejando que agarre el biberón con las dos manos. Le ponemos las manos en él y soltaremos. No debemos tener miedo a que se manche, pero si cuidado de que no se atragante. Él se dará cuenta que debe ir inclinando el biberón para que salga la leche.
  • Aunque el niño o la niña se encuentre cómodo con el biberón, desde que percibamos que coge objetos, debemos intentar que agarre el vaso con las dos manos.
  • Al principio, debemos proporcionarle pequeñas cantidades de agua en un vaso plástico.
  • Cuando consiga agarrar el vaso, debemos motivarlo, hacerles una fiesta por haberlo conseguido y aumentar su autoestima para que siga haciéndolo.
  • Cuando haya conseguido el agarre del vaso, debemos ir retirando paulatinamente el biberón.

¿A qué edad deberíamos quitarle el biberón a nuestro hijo o hija con TEA?

Otra de las cuestiones que nos plantean los papás y las mamás del gabinete es a qué edad deberíamos quitarle el biberón a nuestro hijo o hija con TEA. Esta es una de las primeras preocupaciones surgen, aunque en la mayoría de los casos, el TEA todavía no ha sido diagnosticado.

Normalmente un niño o niña con autismo es diagnosticado después de los dos años. Sin embargo, últimamente se han mejorado las técnicas de diagnóstico, por lo que se puede llegar a producir mucho antes.

A un niño con TEA deberíamos quitarle el biberón a la misma edad que a un niño con desarrollo típico, es decir, antes de los dos años. Sin embargo, tal y como hemos mencionado anteriormente, cada persona tiene un ritmo de desarrollo diferente, y en las personas con TEA esto es más evidente.

Por lo general, según el grado de autismo que tenga la persona, le costará más o le costará menos. Debemos ser muy pacientes con ellos, ya que el reflejo de la sección siempre va a estar presente, ya que es el que conocen. Los aprendizajes deben ser más estructurados, y hacer uso de condicionamiento. Por lo tanto, que un niño con TEA, llegue al colegio sin coger un vaso para llevárselo a la boca puede ser negativo, pero no es una de las cosas más importantes en la escuela. Por ejemplo, más importante es que pueda permanecer sentado.

Las estrategias que utilizamos con los niños y niñas con un desarrollo típico, pueden sernos también de utilidad con niños y niñas con TEA. Sin embargo, debemos ser conscientes de que los ritmos son más prolongados.

¿A qué edad deberíamos quitarle el biberón a nuestro hijo o hija con retraso madurativo?

Cuando hablamos de la edad a la que deberíamos quitarle el biberón a nuestro hijo o hija con retraso madurativo es diferente a cuando hablamos de otros trastornos. El retraso madurativo es un trastorno que se caracteriza por la afección de las diferentes áreas del desarrollo de los niños y las niñas.

Sin embargo, el niño puede tener afectada el área comunicativa, pero tener un desarrollo típico en el área motriz. Por lo tanto, actuar, debemos tener claro cuáles son las áreas afectadas por el retraso madurativo.

A un niño con retraso madurativo deberíamos quitarle el biberón cuando esté preparado. Al igual que lo hemos dicho en las personas con TEA y con desarrollo típico. En este caso, es más importante atender al ritmo de aprendizaje de los niños y niñas.

Una persona con retraso madurativo tendrá dificultades a la hora de aprender a coger el vaso y llevárselo a la boca. Sin embargo, en algún momento de su ciclo vital aprenderá a hacerlo. Debemos tener paciencia y aplicar todas las estrategias que estén en nuestra mano.

Libros de ayuda para enseñar a tu hijo a dejar el biberón.

Nosotros en el gabinete ayudamos a los padres y madres en esta difícil tarea. Para ello, además de nuestros concejos también les proporcionamos libros. Les mostramos los mismos libros que a ellos por si les son de utilidad.

Son libros bastante interesantes y llenos de estrategias. Estos nos han proporcionado a nosotros conocimientos para poder actuar. Son más que recomendables.