La educación como proceso de socialización. Teoría y ejemplos

La educación como proceso de socialización es un articulo en el que trataremos de mostrar a estudiantes de pedagogía las teorías de Bourdieu. Puede parecer un coñazo, pero si lo lees atentamente descubrirás que no esta muy alejado de las teorías pedagógicas actuales.

Este autor, hablaba de las clases sociales como determinantes en la educación de las personas. Si miramos un poco a nuestro alrededor descubrimos que las personas que vienen de una clase social más baja progresan de forma más lenta en los escalones educativos.

La sociedad actual nos lleva a competir entre nosotros. Los ciudadanos tenemos cada vez más exigencias si queremos sobrevivir en un mundo marcado por las clases sociales. No estamos alejados los unos de los otros como personas, pero la economía marca estas clases sociales.

La educación como proceso de socialización en las clases bajas.

Bourdieu, aunque ligeramente, nos decía que había una serie de personas que podían escalar de clase gracias a la educación. No le falta razón, si miramos actualmente en las universidades, vemos cada vez más cantidad de estudiantes que provienen de clases bajas.

Los precios en las universidades son elevados, pero los estudiantes se lo pueden permitir gracias a las becas proporcionadas por el Estado. La educación es muy importante por que se genera una competición proporcionada.




Sin embargo, Bourdieu hablaba de unas estructuras objetivas que estaban alejadas de lo que es la conciencia humana. Estas estructuras nos coaccionan a tomar diferentes decisiones. Unas decisiones que nos hacen competir entre nosotros sin darnos cuenta para tener las mejores notas y ser los mejores.

Sin embargo, esto no pasa en todas las personas. Los que pertenecen a clases sociales más bajas no tienen esta conciencia, por lo que se sienten ya en un nivel tan bajo que no podrán progresar.

El sistema educativo para Bourdieu.

Para él el sistema educativo era el campo de batalla. Era el lugar donde se reproducía la estructura que se veía fuera de las aulas. Se producían muchísimas desigualdades por que las personas no somos ajenos a lo que pasa fuera.

El sistema educativo es el que certifica los conocimientos y la importancia que le dan las familias a la educación. Por ejemplo, una familia de clase alta que le esta inculcando a su hijo o hija los hábitos de estudio, le explica lo importante que es la escuela, etc. El niño tendrá mejores resultados debido a la importancia familiar del colegio.

Por otro lado, siguiendo el ejemplo, otra familia de clase alta, que no le importe la educación, ya que el dinero siempre va a estar, pues provocara en el niño o niña una reacción de rechazo a la escuela.

Todo se ve en los resultados académicos y en la certificación. El problema, según explicaba Bourdieu, era que las familias pobres, tenían menos consideración por la educación que las ricas. Y en ese momento era donde se producían las desigualdades.

La escuela también se verá influenciada por las clases dominantes, esta claro. Lo vemos en las instituciones privadas o publicas actuales. No es lo mismo un colegio publico situado en la Moraleja en Madrid, que un colegio publico situado en Vallecas.

Por lo tanto, Bourdieu, nos decía que la escuela funciona como un instrumento de reproducción de culturas, donde impone la que tenga a mano. Es decir, si un niño de clase social alta acude a un centro educativo de Vallecas, por norma general, acabará reproduciendo los modelos de las clases bajas.

Los tres sentidos de la escuela según Bourdieu.

Aquí no queda la cosa para él. Según nos decía en su fantástica teoría sobre la educación como proceso de socialización, la escuela es capitalista por todos los lados. ¿Qué quiere decir esto? Pues claramente que la educación, ya sea publica o privada, se enfoca a sacar mano de obra para el futuro.

Pensemos en un Estado que no invierta en educación. Seria un estado que dentro de 10 años se iría quedando con cada vez menos mano de obra cualificada para hacer trabajos para los que se necesita más conocimientos.

Por ese motivo se dice que la educación es capitalista, no se piensa que sea para las personas, sino para sacar mano de obra cualificada al mercado.




Con este pensamiento, Bourdieu decía que la escuela era proveedora del puesto que ocupaba la persona en la sociedad y dentro de su clase social. Por ejemplo, un estudiante de clase baja que tuviera buenos resultados en la escuela tendría el escalón más alto dentro de su clase social. En esto ya no estamos tan de acuerdo, aunque en parte sí. Actualmente hay personas que son capaces de encontrar un buen trabajo teniendo clase social baja.

En segundo lugar, Bourdieu hablaba de que en la escuela la cultura predominante se imponía al resto. Con esto se refería tanto a los intereses, al lenguaje utilizado, etc.

Por último, también habla del papel del Estado. La ley educativa del momento tiene mucho que influir en los niveles sociales. Sin embargo, es como el IVA, les toca a todos por igual. Hay un marcado carácter sociológico y político. Las leyes de la derecha tienen más en cuenta a las clases sociales altas, mientras que las de la izquierda tienen a los de las clases sociales bajas.  

La educación como proceso de socialización en la desigualdad educativa.

Pensar que no existen desigualdades en educación es una utopía. Como decía Bourdieu, depende del nivel que marque la propia sociedad. No nos vamos a poner en este punto esquicitos, pero es cierto que actualmente las hay.

Las leyes educativas, como hemos dicho, intentan acabar con todas las desigualdades, pero a pesar de ello las sigue habiendo. Aunque los políticos nos digan que tratan de ser lo mas justos posibles, no es así. Cada uno tira hacia su electorado.

Si bien, es necesario un cambio de perspectiva para reducir las desigualdades sociales. Pero pensar en ello en pleno siglo XXI, sigue siendo utópico. Lo único bueno que vemos es que las clases sociales bajas están pidiendo con fuerza un cambio de rumbo. Ya no se conforman con ser igual que sus padres o familiares. Ellos quieren estar en lo más alto.

Sin embargo, en la sociedad capitalista ya no hay sitio para todos. Incluso personas que llegan a lo más alto del sistema educativo permanecen en riesgo de exclusión social, por que no hay oportunidades para ellos.

¿Quién iba a pensar hace unos años que personas con un máster, iban a estar en paro en España? Es muy triste, pero es lo que esta pasando actualmente. También se habla de igualdad entre hombres y mujeres, pero luego al salir al mercado laboral, nos encontramos con ambos géneros en el mismo puesto cobrando menos las mujeres.

Lo mismo ocurre con la discapacidad. Personas capaces de hacer un trabajo que hace una persona típica, teniendo que aguantar sueldos capitalistas a la baja. No hay igualdad. Bourdieu tenia razón. La educación puede marcar tu clase social, pero el capitalismo la prórroga.

Ejemplos de la educación como proceso de socialización.

Aunque en la parte teórica hemos puesto algunos, con el colegio de Vallecas y el colegio de la Moraleja, sin animo de caer en idealismos. Tampoco queremos etiquetar, probablemente en Vallecas se reciba mejor educación que en la Moraleja.

Sin embargo, tenemos esa concepción. En determinados lugares la educación es peor por la sociedad y las clases sociales que la rodean. En este caso, vamos a poner unos ejemplos, para que veamos claramente como es la educación como proceso de socialización.

Primeramente, hablemos de un niño que viene de clase baja, su padre toda la vida ha trabajado en la construcción. Su madre ha sido ama de casa. Sus abuelos trabajan en el campo. Durante la primaria, su madre y su padre a duras penas pueden sentarse con el a hacer las tareas, por que el padre llega cansado todos los días, y la madre no puedo acabar ni la primaria en su época. No comprende los conceptos. También está muy cansada del atendimiento de la casa.




El niño termina la primaria sacando notas raspadas. Pero entra en la escuela secundaria. Ya está solo, nadie de su familia podrá ayudarlo. Sus notas empiezan a ser malas. A esto se une que en casa se necesita dinero. El niño termina sus estudios secundarios ya con 16 años. ¿Qué creéis que pasará?

El chico apoyado por sus padres no se ve con capacidad para iniciar estudios de bachillerato y aquí acaba su etapa educativa. A los dos meses de terminar la secundaria lo contrata la empresa de construcción de su padre como Peón. Con ello se acaba reproduciendo el modelo de la familia y la educación como proceso de socialización.

Segundo ejemplo de la educación como proceso de socialización.

Vamos con un segundo ejemplo. Ahora vamos a hablar del caso contrario. Una chica que pertenece a una clase social alta. Su padre es profesor de la universidad, su madre es arquitecta. Sus abuelos son diseñadores de moda.

Durante la educación primaria, sus padres, aun llegando cansados a casa después de la jornada laboral, pueden sentarse con la niña. La orientan, ya que tienen conocimientos para ello. Le dicen que la educación es muy importante para su futuro. Se ponen de ejemplo positivo.

La niña saca la primaria con sobresalientes. En la secundaria sus padres pueden seguir echándole una mano. Además, el barrio en el que viven los vecinos tiene una niña que también saca buenas notas, y a veces juegan juntas. Aprueba la secundaria sin problemas.

Lo mismo le ocurre con el bachillerato, ya que tiene una buena base. Entra en la universidad y continua con sus estudios en la carrera que desea.

En este caso la educación como proceso de socialización también ha puesto su mano. Somos conscientes que hemos puesto dos ejemplos muy extremos. Pero ustedes mismos imagínense en casos de la clase media, o en niños de clase baja que tienen una gran capacidad para estudiar.

En todos los casos la educación actúa como proceso de socialización. Y como bien sabemos, la socialización es una de las necesidades más fuertes que tiene el ser humano. Maslow nos habla muy bien de ello en su pirámide.

Libros.

Si quieres seguir aprendiendo sobre la educación como proceso de socialización, te dejamos estos 4 libros, que son de pago. Te recomendamos sobre todo el primero, de nuestro gran amigo Bourdieu.