¿Por qué mi hijo tarda tanto tiempo en comer? Recomendaciones

¿Por qué mi hijo tarda tanto tiempo en comer? Esta pregunta nos la han hecho cientos de veces. Quizás la respuesta de un psicólogo puede ser más adecuada que la de un pedagogo. Pero nosotros además de saber las causas nos preocupamos por establecer unas pautas de actuación ante este comportamiento.

El tiempo que tarda un niño o niña en comer es algo que se percibe a partir de los 2 años. Para nosotros se nos hace eterno que tarde 30 minutos, 1 hora o incluso 2 horas en hacer algo que un adulto ejecuta en 15 minutos.

Pueden ser muchas las causas por las que tu hijo tarda tanto tiempo en comer. Sin embargo, la razón fundamental es por que no tiene hambre. Siguiendo este orden, otra de las razones por las que no lo hace es por que tiene distracciones ajenas a la comida.

En este articulo te hablaremos de las razones por las que tu hijo o hija puede estar tardando tanto tiempo en comer. También te explicaremos algunas opciones que tienes para acabar con esta conducta.

Nosotros tenemos muchos niños en el gabinete que tienen conductas de alargamiento de los tiempos a la hora de comer. Te explicaremos como solucionamos este problema año tras año desde el ámbito de la psicomotricidad y la pedagogía. También que cosas funcionan y cuales no.

¿Por qué mi hijo tarda tanto tiempo en comer? Causas de esta conducta.

Tras muchos años recibiendo en nuestro gabinete consultas sobre este tema, hemos percibido que son varias las causas. ¿Por qué mi hijo tarda tanto tiempo en comer? Esta consulta puede estar en el top 5 de los padres y madres de niños y niñas de 2 a 5 años.

Nosotros siempre le decimos lo mismo a los padres y madres. La causa es una. Si conseguimos identificarla tendremos ya medio trabajo hecho. La otra parte del trabajo la tenemos que hacer nosotros como familia. Establecer unos limites claros y unos cambios permanentes sin ceder.

Las causas más habituales de que tu hijo tarde tanto tiempo en comer son las siguientes:

  • El niño o la niña no tiene hambre. Esta conducta la podemos identificar cuando el pequeño comienza a comer bien, pero luego empieza a deambular, se levanta de la silla y va a otro lugar. Muchas veces los padres y las madres pensamos que el menor debe comer una cantidad mayor, sin pensar que ellos tienen un estomago más pequeño y necesitan una menor cantidad de alimento para sobrevivir.
  • Hay otras distracciones al alcance del niño o la niña. Esto también ocurre con mucha frecuenta. Hablamos de padres y madres que ponen a comer a su hijo con la televisión puesta o con un juguete en la mano. Esto irremediablemente hará que el niño o la niña tarde mucho más tiempo en comer, ya que es difícil hacer dos cosas al mismo tiempo.
  • La comida no le agrada. Como a los adultos, hay alimentos que no nos agradan, y por lo tanto, tratamos de evitar que entre en nuestra boca.
  • Otra de las posibles causas es la desestructuración del menor. Hay muchos niños que no tienen adquiridas unas rutinas y no saben estructurar los tiempos.

¿Por qué mi hijo tarda tanto tiempo en comer? Pautas y recomendaciones.

Pues bien, una vez identifiquemos en que circunstancia se encuentra nuestro hijo o hija, debemos solucionar el problema. Es importante que sepamos que cuando un niño o niña adquiere una serie de conductas es muy difícil que se las quitemos de la noche a la mañana. Por lo tanto, debemos ser pacientes en este nuevo acto educativo.

Nosotros solemos dar una serie de recomendaciones pedagógicas para acabar con esta conducta. Lo único es que lo hacemos de forma personalizada ya que cada niño es diferente. En este sentido, debemos saber que los niños y las niñas van a hacer todo lo posible para no hacernos caso, por lo que nosotros debemos imponernos.

Si te preguntas ¿Por qué mi hijo tarda tanto tiempo en comer? Te animamos a seguir estas recomendaciones y pautas para solucionar el problema.

  • En primer lugar, debes seccionarte que el niño tenga hambre. Piensa si ha estado picando a lo largo del día. Si ya ha comido debes retirarle el plato.
  • Lo siguiente que debes observar son los platos que son del agrado del menor. No debes obligar a comer aquello que no le guste, por que puede ser contraproducente. Debemos buscar sustitutivos alimentarios, aunque sea más costoso para nosotros.
  • Elimina todos los distractores. Quítale la tele y los juguetes. Al principio llorará y la querrá, pero la puedes utilizar como recompensa. «si comes rápido puedes ver la tele».
  • Utiliza un reloj que marque el tiempo hacia atrás. Si el niño no ha comido en ese tiempo retírale el plato. Es importante marcar bien los tiempos y las estructuras.

Otras pautas para reducir los tiempos en la comida

Aunque las anteriormente mencionadas son las más importantes, debes saber que hay otras que te pueden funcionar. Lo único que debes hacer es tener paciencia. Quizás alguna de las pautas te sean útiles, pero necesitan su tiempo para funcionar.

Con el paso de los años, muchos padres y madres que acuden al gabinete tienen más dudas sobre este asunto. La hora de la comida puede resultar estresante en un mundo ya de por si estresante.

Otras pautas que puedes utilizar para reducir los tiempos en la comida son las siguientes:

  • Amplia tus horarios. No te estreses si el niño o la niña tarda entre 30 y 45 minutos en comer. Ellos tienen otros ritmos que nosotros debemos respetar.
  • Un error que cometemos los adultos cuando el niño o la niña tiene 2 o 3 años es sentarlos a comer a ellos por separado. Si nos sentamos con ellos aparecerá uno de los actos naturales más potentes. La imitación.
  • Dale poca comida. No pongas grandes cantidades de comida en el plato. Recuerda que ellos tienen el estomago más chiquito.
  • Hazlo que cocine contigo. Si se siente participe de hacer la comida, además de proporcionar valores pedagógicos en la cocina, también le estarás dando una motivación para comérsela.
  • Introduce nuevos alimentos de forma paulatina. Mézclalo con otros que ya ha probado previamente.