Libros de texto la cultura como negocio. Alternativas al monopolio.

Libros de texto, la cultura como negocio es un articulo en el que trataremos de argumentar por que nosotros los consideramos innecesarios. El actual sistema en el que nos encontramos esta demostrándonos que los libros de texto no son tan necesarios. Los docentes son capaces de generar sus propios recursos, aunque todavía hay quien prefiere recibir lo que los pedagogos les preparen.

Cierto es que con estas afirmaciones nos tiramos piedras sobre nuestro tejado. Los pedagogos son los trabajadores más cualificados para generar recursos junto con los maestros. En las editoriales deberían rifarse a los pedagogos, pero la realidad es que se tiene en cuentra otras cosas antes que la pedagogía.

Si atendemos a esta frase literalmente, encontraríamos una clara respuesta afirmativa. ¿Son los libros de texto un cúmulo de conocimientos y cultura? Lo son. Si. Pero no podemos quedarnos únicamente en esto para analizarlos.

Libros de texto, la cultura como negocio. ¿Lo es realmente?

¿Se venden y comercian los libros de texto? Si, afirmativamente de nuevo. Además a unos precios que pocos pueden permitirse. Sino pregúntenle a la madre que tiene que pagar los libros de sus tres hijos cada año y paga una media (aproximada) de veinte euros por cada ejemplar. Sin contar con las innumerables colas que ha de esperar para poder adquirirlos en las abarrotadas librerías y editoriales.




Por lo menos en los últimos años esto ultimo ha cambiado, y en algunos colegios son ellos mismos los que los compran. Sin embargo las ayudas tampoco son muy grandes, dando 129 euros en Canarias, por ejemplo, para la adquisición de estos libros de texto.

Y esto es sólo la parte visible de esta realidad, que esconde tras de sí una enorme cantidad de realidades políticas y sociales. Michael Apple, en su obra, nos hace una magnífica síntesis de lo que concierne a la política del libro de texto en el que se explican todos estos trasfondos. Les recomiendo que lo lean para que vean las verdades que dicen.

En esta obra se resalta la importancia de que el libro de texto, al ser usado, está siendo tratado como el centro de conocimiento verdadero sin poner en duda en ningún momento su veracidad.

Otras cuestiones sobre el libro de texto…

Libros de texto, la cultura como negocio nos traslada a un pensamiento que todos deberíamos hacernos al mandar a comprar a los padres. ¿De dónde viene este conocimiento?. Por lo general, si no hay intrusismo laboral, que lo hay, los libros son diseñados por profesores de la rama académica o por pedagogas. Pero no siempre es así, no lo es. Tenemos muchos economistas, administrativos, filósofos, etc. diseñando libros de texto.

Estas personas llevan a cabo un proceso de selección de la información y modelación de la misma. No te preocupes, por que no es información no relevante, suele ser información que esta vigilada. Sin embargo hemos visto como padres y profesores cientos de erratas en estos libros de texto.




Esta información también lleva integrada un curriculum oculto. Apariencia, diseño, divulgación de estereotipos de género, cuestiones de interculturalismo, etc. Estas ideologías también pueden ser mostradas en libros tan importantes como los de historia.

Cada profesor o profesora elegirá el libro de texto, o en su defecto el colegio o equipo directivo, según sus preferencias ideológicas e ideales. También hay colegios que lo eligen no por su contenido, sino por el precio o las ofertas de las editoriales.

Alternativas a los libros de texto, la cultura como negocio

La alternativa esta clara, las nuevas tecnologías. Tenemos que tener claro que los libros de texto tiene consigo la cultura como negocio. No hay otra. Los profesores y pedagogos tenemos un gran poder, que es el de saber diseñar.

No tenemos que estar pendientes del yugo de las editoriales. En Pedagogía Millennial pensamos que no es lógico que los padres y madres tengan que pagar ingentes cantidades de dinero. Cada año, cada curso lo mismo. Más de 150 euros todos los meses de septiembre. No nos parece justo.

Hay muchas web que ya tienen los recursos necesarios para que a través de actividades interactivas los niños y niñas aprendan. Los pedagogos y docentes debemos dejar atrás el cliché de las nuevas tecnologías para el aprendizaje, como hemos hecho con la virtualización de las clases. Que han sido impuestas, si, pero hemos podido superarlo.

Por lo tanto, pensamos que el libro de texto debería ser algo del pasado. Sabemos que da de comer a muchas personas, pero han quedado desfasados y tenemos un mundo muy amplio en la red. Internet es un deposito inmenso de recursos que podemos utilizar, y mucho materiales mucho mejores que los obsoletos libros de texto. Salir a buscarlos es un reto pero aquí si que tenemos recompensas. Y la mayor recompensa es aumentar la calidad educativa. Nuestros alumnos lo merecen.