Interés sensorial inusual ¿Cómo lo identificamos? Ejemplos y soluciones

Si estas ligado a la educación especial seguramente hayas oído hablar alguna ves de un interés sensorial inusual. Si por el contario eres un padre o una medre que recibe un informe de valoración de tu hijo o hija y te encuentras con esta palabreja te quedarás bastante extrañado.

En las sesiones de evaluación o en las de intervención en niños y niñas con autismo muchas veces se utiliza esta palabra. También la podemos encontrar en las consultas del medico. Por ultimo también puede aparecer en pruebas diagnosticas que nosotros mismos podamos analizar.

Un interés sensorial inusual son aquellas muestras de preferencia de un niño o un adulto por un objeto, sonido o elemento visual que las realiza de forma repetitiva. Para ser considerado interés debe producirse en más de una ocasión y provocar placer en la persona que recibe el estimulo.

En este artículo trataremos de dar algunos ejemplos de interés sensorial inusual. También les daremos algunas pautas para desviar la atención del niño o la niña de este foco de interés. Por último, les explicaremos las posibles causas por la que los niños y niñas pueden tener intereses sensoriales inusuales.

Ejemplos de interés sensorial inusual

Los intereses sensoriales son un foco de preocupación para muchos terapeutas y para los padres y madres cuando los profesionales les ponen en aviso. Por ello, es muy importante desde que el niño nace poner el foco de atención en estos actos sospechosos.

Antes de poner los ejemplos, y para que comprendamos bien lo que es un foco de interés sensorial inusual, debemos entender a que nos referimos en si con esta pequeña frase. Para ello debemos analizar por separado cada uno de las palabras.

  • Interés: Es algo que busca el niño o la niña de forma premeditada o inconscientemente por que le produce placer o por una necesidad.
  • Sensorial: Todo lo que tiene que ver con los sentidos o provoca un estimulo en ellos.
  • Inusual: Que no es normal en el común de las personas.

Teniendo en cuenta esto, les vamos a poner algunos ejemplos de interés sensorial inusual en niños y niñas o personas mayores.

  • Explora o reconoce los objetos nuevos o habituales con la boca. Las personas normalmente exploramos las cosas nuevas con las manos.
  • Huele las cosas para reconocerlas.
  • Necesita tocar los alimentos con las manos antes de comerlos.
  • Mete las manos en los líquidos y luego se los lleva a la boca.
  • Tiende a dar golpes a otras personas para saludarlos.
  • Cuando hace frio van en pantalones cortos y camisilla. Cuando hace calor va con pantalones largos y con suéter.
  • Le gusta comer las cosas muy frías o muy calientes. Tanto que el resto de las personas no podemos soportarlo, pero ellos si.
  • La música o los sonidos los ponen muy altos o muy bajos.

Estos son solo algunos ejemplos de intereses sensoriales inusuales. Podéis pensar otros ya que es muy sencillo verlos. Le gusta pegar, autolesionarse, cuando se cae parece no dolerle, etc.

Pautas para trabajar el interés sensorial inusual

Para solucionar estos intereses muchas familias se gastan dinero en terapias y profesionales. Sin embargo, como pedagogos les vamos a decir una cosa que muchos psicomotricistas o terapeutas ocupacionales no estarán de acuerdo con nosotros. Cuando estos intereses no están asociados a otra patología no son preocupantes.

Muchas personas pueden ponerse un suéter cuando hace calor por que tienen la necesidad de sentirse. No es algo que les vaya a provocar una enfermedad. Una persona puede hacer mezclas extrañas con la comida por que les gusta experimentar sabores nuevos… No tenemos por que cambiar estas conductas en niños por que no sea lo normal.

Sin embargo, cuando el foco de interés sensorial inusual esta asociado a una patología si debemos seguir una serie de pautas para reducir estas conductas patológicas. También debemos poner el foco de atención en los niños y niños cuando las conductas de autolesión o de agresión a los otros aparecen. Debemos cortar de raíz este foco de interés sensorial inusual.

Ante conductas de reconocimiento de objetos o personas con sentidos diferentes a los que socialmente son los ajustados, debemos hacer un acompañamiento al niño o adulto. En este sentido, debemos ofrecerle modelos de reconocimiento correcto. Por ejemplo, cuando el niño o la niña reconozca un juguete con la boca, nosotros lo cogeremos y lo tocaremos con las manos. Cuando nos imiten tenemos que utilizar el refuerzo positivo con algo que a él le guste.

Con la comida debemos ofrecerle alimentos solidos, encerrados en un vaso, por ejemplo, que solo pueda ser sacado con un tenedor. El niño o la niña poco a poco verá que tiene que utilizar los utensilios para comer.

La mejor pauta que les podemos ofrecer es el sentido común. Debemos pensar ante estas conductas y ofrecerle a los niños o adultos modelos.

¿Por que se producen estos focos de atención?

Un interés sensorial inusual puede producirse por muchas razones. Como les hemos dicho anteriormente debemos tener especial cuidado cuando tiene una patología asociada. Para poder saber si esto es así es muy importante que los profesionales como los psicomotricistas relacionales o los terapeutas ocupacionales nos realicen una evaluación.

En este sentido, consideramos importante que en esta evaluación se tenga en cuenta todos los contextos. Un niño o niña que acude por primera vez a una sala de psicomotricidad o la consulta del pedagogo puede mostrarse más retraído que de costumbre.

El interés sensorial inusual se puede producir por la personalidad del sujeto o por trastornos como el TEA, la hiperactividad o el retraso madurativo. Para diferenciar entre las diferentes patologías debemos acudir a un profesional.

En casa podemos ir descartando patologías según el comportamiento de las personas. Por ejemplo, para descartar el trastorno del espectro autista podemos fijarnos en otras conductas de las que hemos hablado en nuestra web. ¿El niño o niña alinea sus juguetes? ¿El niño o niña responde a su nombre? ¿Tiene manierismos? ¿juega solo?, etc.

Para descartar la hiperactividad debemos fijarnos en su comportamiento. ¿Esta agitado todo el tiempo? ¿Se aburre en clase? ¿Tiene pocos amigos?, etc.

En cuanto al retraso madurativo puedes ir sospechando si tu hijo o hija tiene dificultades en la escuela, si tiene un comportamiento infantilizado en relación a su edad o si tiene problemas para aprender lo que le enseñamos entre otras cosas.

Tal y como te hemos dicho, es fundamental que hables con un profesional desde que veas un interés sensorial inusual. Ellos son los únicos que te pueden ayudar a descartar o confirmas sospechas de una patología.